Lo Más Reciente

Cómo elegir el mejor aceite facial para tu tipo de piel

Cómo elegir el mejor aceite facial para tu tipo de piel

Cuando ves tutoriales de belleza seguro has notado que las chicas se aplican unas gotitas de líquido antes del maquillaje. Estos aceites faciales son perfectos para mantener tu cutis hidratado, terso y bien conservado. Por eso te decimos cómo elegir el mejor para tu tipo de piel, sin importar que sea seca, grasa o muy sensible.


El aceite facial es de los cosméticos más naturales que hay, ya que la mayoría se extrae de la parte lipídica de las plantas y contienen todos los activos benéficos de éstas.

Claro que, entre la amplia oferta, a veces es complicado encontrar el mejor para cada tipo de piel. Lo primero que debes saber es que las etiquetas no mienten: si dice que es para piel seca, créelo.

Checa cómo encontrar el aceite ideal según tus necesidades:


Piel seca


Los aceites ''pesados'' como el de aguacate, argán o el de oliva son geniales para este tipo de cutis. Debes aplicar primero una crema humectante y después el aceite, ya que tu piel necesita tanto agua como grasa. Puedes mezclar unas 4 a 6 gotas de aceite con tu crema hidratante nocturna y aplicarla en cara y cuello.

Piel grasa


Aunque te dé miedo agregar más grasa a tu cutis, debes saber que si lo usas con moderación el aceite es muy beneficioso. En este caso se recomienda el aceite de coco, de jojoba o de lavanda. Aplica primero una crema hidratante ligera sin aceite, espera a que se absorba y luego aplica 1 o 2 gotas de aceite.

Piel mixta


Puedes seguir las recomendaciones para piel grasa, o bien, seccionar tu cutis separando las partes grasas y las resecas, y aplicar dos técnicas diferentes según  las necesidades de cada zona.

Piel normal


Esta piel es un sueño, ya que puedes aplicar el aceite de tu preferencia, aunque los mejores son los de albaricoque, jojoba, argán, sésamo, almendras dulces y girasol. Sigue las mismas instrucciones que para piel seca, pero usa solo 2 o 3 gotas de aceite, pues tu piel necesita menos grasa. Además, no tienes que hacerlo a diario, solo cuando sientas que tu piel lo necesita.

Piel sensible


Este tipo de cutis necesita tratamientos hidratantes y reparadores para ayudar a que el colágeno se mantenga en buen estado. Los más recomendables son los de palmarrosa, sésamo, rosas, jojoba, azahar y uva. Lo ideal es aplicar primero 1 o 2 gotas, para ver cómo reacciona tu piel, así podrás ir regulando la cantidad hasta que la sientas suave y humectada, pero sin que notes tirantez, exceso de brillo, enrojecimiento o brotes.

Piel madura


Si tu cutis ya empieza a mostrar signos de la edad, lo mejor es el aceite de argán y los de frutos rojos (arándano, moras, fresa, zarzamora, etc.), ya que contienen antioxidantes. Aplícalo después de tu crema humectante con efecto antiarrugas, de preferencia con colágeno extra, para darle una dosis de juventud a tu piel.

Vía: Veintitantos.