Lo Más Reciente

¿Beber vino si estás perdiendo peso?

¿Beber vino si estás perdiendo peso?

Es una pregunta que probablemente te hayas hecho en algún momento (tal vez incluso a la mitad de una copa de vino). Pero como no hay ninguna lista de calorías en la botella, es difícil saber cómo encaja el vino en tus planes para bajar de peso.

Si eres fan del vino cuando sales a beber, debes saber que el vino tiene beneficios para la salud. Algunas investigaciones incluso muestran que consumir alcohol con moderación puede reducir tu riesgo de enfermedad cardiovascular, accidentes cerebrovasculares e incluso la muerte.

Además de los beneficios de salud, si estás tratando de perder peso, beber cualquier tipo de alcohol puede destrozar tus planes de pérdida de peso si te excedes (más sobre esto si continuas leyendo).

“Pero resulta que también puedes tener una copa llena de vino y alcanzar tus metas”, dice Tanya Zuckerbrot, creadora de la dieta “F-Factor”. Como habrás adivinado, ella dice que la clave es la moderación.

El consumo de alcohol recomendado por la Food and Drug Administration de Estados Unidos para mujeres es de hasta una copa (o 150 mililitros) por día. 150 mililitros de vino varían de 80 calorías a 120 calorías, dependiendo del tipo y la región en que se cultiva. Dato curioso: es más bajo que las calorías en 30 gramos de chocolate negro. Por lo tanto, un vaso (o tal vez incluso dos) no debería hacer que te desvíes demasiado de tus objetivos.

“Simplemente trátalo como cualquier otra indulgencia sumando las calorías del día o la semana para determinar cuánto espacio de maniobra tienes y dónde puede entrar el vino”, dice Zuckerbrot.

Sus selecciones bajas en calorías para los vinos blancos son:  chardonnay, Riesling, zinfandel blanco y sauvignon blanc, todos los cuales tienen menos de 85 calorías, 2.6 carbohidratos y un gramo de azúcar. “Los vinos blancos que pueden ser más difíciles de encajar en tus planes de alimentación saludable son los vinos de postre dulce, que tienen más de 14 carbohidratos, ocho gramos de azúcar y 164 calorías por vaso”, dice Zuckerbrot.

“Para los rojos, toma merlot, pinto noir y rosé, que tienen menos de tres gramos de carbohidratos, un gramo de azúcar y 88 calorías. Y vigila tu vaso de jerez o marsala”, explica. Todos estos vinos tienen más de 14 carbohidratos, ocho gramos de azúcar y 164 calorías.

En comparación con tus otras opciones a la hora de reunirte con tus amigas como: la cerveza, una margarita o incluso un arándano vodka, el vino es realmente la mejor opción.

Básicamente, si se consume con moderación, el vino no debe deshacerse de tus objetivos de pérdida de peso. ¡Vamos a descorchar unas botellas!

Vía: Women's Health.