Lo Más Reciente

Lo que muchos no entienden sobre padecer depresión estacional

Lo que muchos no entienden sobre padecer depresión estacional

El invierno es un momento difícil para mucha gente. En el hemisferio norte del mundo, la temporada otoño-invierno marca el final del año lo cual implica una serie de emociones encontradas y una especie de estrés ante lo rapido que parece ir el tiempo.

Pero los problemas se extienden mucho más allá de si cae nieve o si el helado viento deja tu nariz de color rojo. La mayoría de las personan, se enfrentan al llamado trastorno afectivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés).

Por alguna razón, este último empujón del año llega cargado de estrés, nostalgia y depresión. Es como si una enorme nube gris estuviese colgando sobre nosotros. Nada parece estar bien, te sientes vulnerable y todo aquello en lo que has fracasado durante el año, revolotea en tu cabeza 24/7.

Estás en esta espiral de estrés que te deprime con tanta culpa e impotencia que terminas distanciándote de quienes amas, te agotas con mayor facilidad y decides sufrir en silencio, porque al parecer, nadie te entiende.

Y es que gran parte de la culpa de esta depresión estacional viene de que muchos no lo entienden. Quizá veas a tus amigos ansiosos por decorar el árbol de navidad que organizan fiesta tras fiesta. El mundo está a la expectativa del año que está por empezar pero tú no. Simplemente te sientes estancada. Son los días que te hacen cuestionar lo que estás haciendo con cada aspecto de tu vida.

Sucede que en los meses de otoño e invierno los días son más cortos, mucho más fríos y la falta de luz solar causa una deficiencia en nuestros niveles de vitamina D, lo cual afecta gravemente a nuestros cuerpos.

El sol ayuda a equilibrar las hormonas serotonina y melatonina y al ocultarse demasiado pronto.  interrumpe el flujo de sangre al cerebro, lo que complica el funcionamiento cognitivo. No es de extrañar que sientas la mente nublada.

La buena noticia es que esto es solo temporal. Desafortunadamente para algunas personas, su lucha contra la depresión no depende de la temporada pero es momento de que entiendas que no estás sola.

Está bien estar triste y sentir que nada de lo qué haces te llena. Está bien no estar feliz todo el tiempo y esparcir chispas por donde vas. No tienes que sentir el espíritu navideño a tope como todos los demás parecer hacerlo. Pero si algo no debes hacer es dejar que la temporada te derrote.

Deja de preocuparte y verle lo negativo a todo, sé que no es fácil pero debes recordar que aún en los instantes más simples hay algo por lo cual sonreír. El mundo no deja de girar cuando lo haces así que no queda otro remedio más que levantarte y seguir. Quizá no sirva de nada decirte que creas en la magia de la Navidad pero sí que creas en tu propia magia. Tienes un brillo único y no puedes dejar que nada ni nadie lo apague.

Así que si te despiertas sintiéndote sola una mañana, no dejes que eso te defina. No dejes que esas voces en tu cabeza te convenzan de que no vale la pena seguir. Sé buena contigo misma, tu alma necesita un respiro. Has pasado por mucho durante el año y es momento de dar gracias. A pesar de que te sientas mal recuerda lo mucho que vales. Siempre hay alguien que quieres verte sonreír, alguien que quiere escuchar tus historias y que te considera la persona más importante en el mundo.

Por Karen Hernández.
Vía: NuevaMujer.