Lo Más Reciente

Cómo salir de una relación tóxica y renovar tus amistades

Cómo salir de una relación tóxica y renovar tus amistades

Lo mejor de crecer y madurar, es darte cuenta de que no tienes por qué retener relaciones que no te hacen ningún bien y también que mereces rodearte de lo mejor, con personas que te nutran y hagan que saques lo mejor de ti.

Te decimos las reglas para decirle adiós a la gente tóxica, y darle la bienvenida a la mejor energía.

Sé la primera en amarte. Esta es la regla más importante que debes tomar en cuenta. Una persona con alta autoestima y que busque lo mejor para sí misma, va a buscar a la gente que esté en su misma sintonía. Mientras que alguien que no confíe en sus decisiones o siempre esté dudando de sus ideales, buscará a las personas que sigan esa misma línea… o que incluso abusen de ella.

Y también confía en tu instinto. Si una persona te dijo algo que no te gustó, te lastimó o que te hizo dudar de ti misma… no lo dejes pasar. Hazle caso a tus emociones y si la situación se vuelve a repetir, levanta las banderas rojas y ponles atención.

En una amistad sana, se puede hablar de todo. Cuando estás con una persona que te nutre espiritualmente, puedes hablar desde el clima, hasta temas existenciales, y ambas cosas se desarrollan con seriedad, amor y profundidad. Si sientes que quieren quebrantarte, que cambies tus ideales o motivaciones… piénsalo dos veces antes de seguir ahí.

Si algo no te gusta, ¡habla! ¡No te guardes nada! Y no tienes que ir de cero a mil y buscar una pelea. Puedes iniciar la conversación con “no me agradó la manera en que dijiste eso”. Una persona que te quiere hablará contigo. Alguien que no, será imposible llegar a un acuerdo, e incluso podría reafirmar eso tan hiriente que te dijo. No necesitas este tipo de personas en tu vida.

No víctimas, ni culpas. Una persona tóxica, especialmente cuando estás tratando de alejarla, te hará sentir culpable. Al final, tienes que recordar que la persona más importante en tu vida eres tú misma, y si has tomado la decisión de tomar distancia, es por el bien de ambas personas.

No te sientas obligada a nada. Las personas tóxicas siempre tratan de llevarte a situaciones en las que te sientas comprometida e incómoda. Recuerda que no estás obligada a hacer algo que no quieras, y siempre puedes negarte y retirarte. Repetimos el punto dos, ¡confía en tu instinto!

Pon límites. Si ya has notado algunas banderas rojas, y quieres empezar a tomar cartas en el asunto, lo mejor que puedes hacer es poner tus propias reglas, y ser la primera en hacerlas efectivas.

No debes explicaciones. Sí, lo diremos una vez más: sé asertiva y firme con lo que has elegido. Si la otra persona accede a hablar, dile que después de pensarlo mucho, piensas que sería bueno darse algún tiempo. En caso de que no se muestre receptiva, lo mejor es comunicar tranquilamente tu decisión y llevarla a cabo.

Distancias, no separaciones. Si piensas que ya es hora de que tomen caminos separados, esto no significa que debes cortar todo de raíz desde el primer día. Puedes tomarlo con calma, para que también sea digerible para ti.

Acepta que alejarte de alguien es un proceso. Hacerlo no es sencillo. Implica cambiar tus rutinas, sentir nostalgia, tristeza y algunas veces hasta enojo. Adivinaste: es casi como un duelo. Pero citando a The Beatles: “Al final, el amor que tomas es igual al amor que tú diste”. Rodearte de personas que te quieren y te hacen crecer son las más valiosas. Te dejarán mucho más para el futuro. ¿Y si no es el caso? Dos palabras: dejar ir.

Vía: Glamour.