Lo Más Reciente

Lecciones que sólo tu mejor amiga te puede enseñar

Lecciones que sólo tu mejor amiga te puede enseñar

Tu mejor amiga puede ser alguien que conociste cuando estabas en secundaria, en prepa o tal vez desde pequeñas, no importa cuando se conocieron sino la conexión que hicieron desde un principio.

Para ustedes es un placer el estar juntas, no se siente como trabajo y están en esa relación de manera voluntaria, sabiendo que la otra persona también está tomando la decisión de pasar tiempo contigo y muchas veces, aguantarte.

Cuando creces, a veces, es difícil seguir en contacto ya que empiezan a tomar responsabilidades que hacen que no siempre estén disponibles para verse todas las semanas o hablar por teléfono toda la noche. La relación empieza a cambiar y es cuando te das cuenta de que tu mejor amiga, pase lo que pase, va a estar ahí cuando realmente la necesitas.

Ella te enseña lecciones que no aprenderías de otra forma, te muestra que en ocasiones lo que crees que mereces no es suficiente para lo que ella sabe y considera que vales, te recuerda que el amor no tiene que ser doloroso.

Por eso, las mejores amigas pueden ser las mejores maestras de vida que tendrás. ¡Aquí recordamos sus principales enseñanzas!

Todo se puede arreglar con un poco de humor


Cuando las cosas van mal, tu mejor amiga te demuestra que no todo tiene que ser tan serio.

Te ayuda a reírte en las peores situaciones y, muchas veces, ofrece una perspectiva objetiva y fresca sobre la situación que estás viviendo, haciendo que te des cuenta que realmente no es algo tan grave.

Te recuerda que todo tiene solución y, lo mejor, va a estar contigo para ayudarte a encontrarla ¡y llevarla a cabo!

Tu bff se queda contigo en las buenas y en las malas porque sabe que tu harías lo mismo por ella, te ayuda a salir adelante mientras te recuerda que un poco de humor a veces es todo lo que necesitas para sentirte mejor.

La importancia de hacer tiempo para los que importan


Cuando eres joven es súper fácil estar en contacto con tus amigas, pero a medida de que vas creciendo, la vida se empieza a interponer en tu relación. Novios, trabajo, compromisos y distancia son sólo algunas de las cosas que empiezan a tomar control de tu vida y no te dejan estar todo el tiempo con ella.

El hacer tiempo para tu mejor amiga te enseña que las relaciones requieren trabajo, dedicación y tiempo, el ponerse de acuerdo para tomarse un café juntas muchas veces toma semanas de planeación (pero al final lo logran sin importar que hayan tenido que cruzar toda la ciudad, tomar un vuelo o despertarte mucho más temprano para poder salir antes del trabajo).

Aprendes con esto que los que te quieren siempre hacen tiempo para hablar y estar contigo y no sólo te buscan cuando tienen tiempo de sobra o si no hay nada mejor que hacer.

La transparencia es valiosa


Muchas veces queremos esconder nuestras emociones de los que nos rodean porque no queremos parecer débiles, pero una verdadera amiga te enseña que cuando estás con alguien que te quiere y se preocupa por ti, no es necesario esconderte o protegerte.

A una bff no le importa si se te corre el rímel mientras lloras o si tu frustración o enojo no son por una causa realmente importante, ella escucha y aprecia que compartas tus emociones con ella.

Las relaciones son calles de dos vías


Si, pasa muy seguido que cuando te gusta alguien te dicen que te ignora porque 'le gustas' y entre mujeres luego nos inventamos que no nos hablan porque están ocupados o porque seguro perdieron el teléfono.

Tu mejor amiga te enseña que no es así,que las relaciones son calles de dos vías en donde la reciprocidad es súper importante.

Nunca estás sola


Cuando pasas por momentos difíciles muchas veces sientes que estás completamente sola, te alejas de personas que quieres sin darte cuenta y no quieres ayuda de otros. Tu mejor amiga entiende esto y lo respeta, pero siempre te recuerda que no importa por qué situación estés pasando, siempre va a haber alguien que se preocupa por ti y que a pesar de que no quieras expresar tus emociones en ese preciso momento, cuando la necesites va a estar ahí para ayudarte, escucharte y quererte.

Te enseña que aunque te sientas sola, realmente no lo estás porque a pesar de que esté respetando el espacio que buscas siempre va a estar ahí cuando la llames pidiendo ayuda o cuando estés lista para contarle lo que pasa. No hace preguntas incómodas ni te obliga a que le cuentes, te entiende muchas veces mejor de lo que tu te entiendes y por eso mismo nunca te deja sola.

A olvidarte de los juicios


Las verdaderas amigas no juzgan. Nunca te tienes que preocupar por aparentar algo que no eres, te quieren tal y como eres y nunca van a querer cambiar algo de ti. Cuando estás haciendo algo mal o estás cometiendo un error, no dudan en decírtelo ya que la honestidad es imprescindible en una amistad pero esa honestidad nunca va a acompañada de juicios ya que respetan tus decisiones a pesar de que a ella no le parezcan.

Te recuerda que no importa lo que los demás digan o piensen de ti siempre y cuando tu sepas quién eres, a veces cuando te olvidas de eso ella misma te lo recuerda y te ayuda a tomar las decisiones correctas. Nunca te va a juzgar porque sabe que cuando ella esté equivocada, tu tampoco la vas a juzgar, más bien vas a tratar de ayudarla siempre buscando lo mejor para ella.

Cuando tu mejor amiga está lejos de ti, muchas veces empiezan a distanciarse de sus ideales e intereses que antes la unían, pero te das cuenta de que es una verdadera amiga porque no importa cuantas veces difieran en puntos de vista y tomen decisiones completamente diferentes, siempre respeta tu visión, se alegra de que alcances tus metas, de que aprendas de tus errores y que seas feliz. Se preocupa por ti y no importa el tiempo que pasen sin verse, cada vez que están juntas sienten como si el tiempo no hubiera pasado.

Vía: Glamour.