Lo Más Reciente

Creencias que debes tener sobre ti mismo para sostener una buena relación de pareja

Creencias que debes tener sobre ti mismo para sostener una buena relación de pareja

¿Qué creencias sostienes sobre las relaciones de pareja? ¿Cómo crees que deberían ser? Si bien no hay recetas para una relación de pareja feliz, sí puedes elegir tener creencias sobre ti mismo que te harán disfrutarla.

No espero que una relación me haga feliz, ya soy feliz


Una de las creencias más distorsionadas que muchas personas tienen al comenzar una relación es que el otro los hará felices. Si bien las relaciones traen alegría y emoción, también traen estrés y conflictos.

Si tú no eras feliz contigo mismo, no podrás lidiar con los altibajos normales de una relación. No existen parejas felices, sino personas felices que deciden estar juntas. ¡Tu pareja no te rescatará de la infelicidad!

Soy atractivo y agradable para algunos


No tienes por qué agradar a todo el mundo, ni tampoco tienes que resultarle atractivos a todos, y eso está bien. De hecho, cuanto más auténtico seas, más atractivo serás. Tienes que sentirte seguro de ti mismo y tenerte mucha confianza.

Solo de esa manera podrás disfrutar de una relación de pareja, porque no estarás buscando ser todo el tiempo alguien que no eres para colmar la expectativa del otro.

No me siento insegura y me libero de las expectativas


Las nuevas relaciones suelen fallar cuando uno de los dos se siente inseguro y entra en pánico cuando el otro no hace «lo esperable». Algunos tienen el temor de que podrían dejar de gustarle a su pareja de la nada, como si supieran que en algún momento van a ser rechazados.

Esas son solo inseguridades y pensamientos que crean el peor panorama. El psicólogo Seth Meyers dijo a Eharmony que las personas que tienen relaciones saludables y duraderas logran amigarse con sus sentimientos en lugar de tener que ocultarlos cada vez que algo los desanima.

Para que estas creencias sean asimiladas, tienes que repetirlas y ponerlas en práctica todos los días. Recuerda que no puedes hacer a otra persona feliz si antes no te haces feliz a ti mismo.

Por: LAURA VAZ.
Vía: iMUJER.