Lo Más Reciente

Razones por las que eres un imán de patanes

Razones por las que eres un imán de patanes

Todas hemos salido con los tipos equivocados. Rechazamos a aquel sujeto tierno y educado y fijamos la mirada en el que resulta ser rudo y egoísta porque seamos honestas, nos encantan los patanes.

Te hacen sentir como si fueras la única, pero luego descubres que eres una de muchas y cuando da explicaciones de por qué tiene todo un séquito de chicas en su historial, se justifica con que todas están locas y tú eres perfecta.

Las relaciones con estos tipos siempre terminan en lágrimas, ira y capturas de pantalla que envías a tus amigas quejándote de lo que te hace. Entonces, ¿por qué insistir en estar con alguien que no vale la pena?

Ok, quizá no eres tú la que los busca pero parece que solo atraes idiotas y perdedores y por eso terminas saliendo con ellos. La respuesta no es tanto que tengas algún tipo de imán adherido al cuerpo que haga que caigan contigo, sino más que nada tiene que ver con los sentimientos y creencias de auto sabotaje que puedes estar acarreando sin darte cuenta. Aquí algunas cosas que podrías estar haciendo sin darte cuenta y que terminan atrayendo a todos los patanes de la cuadra.

No estás feliz contigo misma


Los expertos y libros de autoayuda lo repiten cientos de veces: "La confianza en uno mismo es sexy", "¡ámate a ti misma para que otras personas también lo hagan!", bla,bla,bla. No están del todo equivocados. Alguien que no está contento consigo mismo, tiene un ambiente completamente diferente de que alguien que se siente seguro y digno. ¿Pero cómo ser feliz con quien eres? Cambia. Si estás molesta por algún aspecto de tu apariencia, vida emocional, trabajo, familia o cualquier otra cosa, haz algo para cambiarlo. No va a ser de la noche a la mañana, pero debes ir poco a poco hasta que lo logres. Paciencia. Trabaja para construir tu confianza. Trabaja en dejar ir tu pasado para que puedas avanzar felizmente hacia un futuro mejor. El tiempo y la energía invertidos en la superación personal siempre valen la pena. Verás cómo llegará la persona indicada.

No estás feliz sola


Las personas que no soportan estar solos tienden a permanecer en malas relaciones por demasiado tiempo o a saltar de una relación a a otra y a otra. Es un ciclo vicioso que alimenta tu vacío momentáneamente. Estar soltera puede ser maravilloso pero cuando no lo aceptas, siempre terminas aferrándote a una relación miserable. La razón es que los compañeros pueden percibir tu miedo a la soledad es porque estás con tipos que sabes que no te convienen, que no te satisfacen y que terminan alejando a quien vale la pena. Tu verdadero atractivo saldrá a la luz cuando aceptes que no te hace tan feliz estar acompañada de quien no quieres. Esto es atractivo porque primero deja en claro que tienes estándares y en segundo lugar que no piensas quedar atrapada con alguien solo porque tienes miedo.

Tus expectativas son bajas


Si anticipas salir con alguien que no está dispuesto a mantener una relación sana y equitativa, probablemente lo haga. De esta forma, creas una profecía auto cumplida, asegurándote de que tus bajos estándares atraigan al tipo de persona que no va más allá para hacerte feliz.

El tipo de comportamiento que aceptas al comienzo de tu relación es el tipo de comportamiento que continuarás recibiendo. No salgas con personas a las que te gustaría cambiar porque no lo van a hacer. Hazte a la idea de que tu amor es un premio que debe ganarse, en lugar de ser algo que simplemente le deba dar a cualquier persona. Toma la decisión ahora de dejar de verte a ti misma como algo defectuoso por no estar en una relación y comienza a verte como "exigente". Mereces mucho más de lo que crees.

Pasas por alto demasiadas cosas


Nunca, nunca tengas miedo de que exigir respeto de tu pareja ni que ésta se aleje porque le pones un límite. Mereces que te traten bien. Cuando hablas sobre sentirte herida o que te ha faltado al respeto, es momento de darte la vuelta. No pierdes nada alejándote de alguien que no te hace bien, que se queja de "tus reglas" o que te dice que esperas demasiado. Hablar es el primer paso.

No toleres cosas que no deberías. No dejes que una relación penda de un hilo con una pareja comportándose mal. Abordar los problemas a medida que surgen. Si te permites ser tratada mal, continuarás siendo tratada mal.

No sabes lo que quieres


Si no estás segura de lo que estás buscando en un compañero, se deja abierto para que alguien más lo defina por ti. Esto puede hacer que algunas personas no tan buenas pasen desapercibidas y son justo las personas con las que terminas saliendo. No te conformes o no sabrás ni qué exigir o dónde encontrar la felicidad.

Vía: NuevaMujer.