Lo Más Reciente

Malos hábitos que te hinchan el vientre

Malos hábitos que te hinchan el vientre

¿CAUSA PERDIDA?


Cuando no se conoce la causa real de la hinchazón del vientre, es difícil intervenir eficazmente. Ni dietas estrictas ni salvajes sesiones de gimnasio serán suficientes. Con demasiada frecuencia nos hemos tirado a los brazos de dietas supuestamente milagrosas, técnicas de respiración trascendentales y horas de ejercicios diligentemente realizados sin jamás obtener el resultado deseado: ¡desinflar el vientre! Lo más probable es que hayas acabado cayendo en el pesimismo y sospechando que la hinchazón no es tal, sino que se trata de grasa. Olvídate de eso y empieza por verificar ninguno de los siguientes puntos forma parte de tus rutinas diarias:

BEBER REFRESCOS


Puede que años de costumbre hayan conseguido que acabes viendo las bebidas con gas como lo más natural del mundo, pero lo cierto es que no lo son. En realidad son una bomba de calorías y azúcares, que te hinchan sin aportarte ningún beneficio. Empieza a reemplazarlas por zumos de frutas frescos y caseros.

LOS PLATOS PRECOCINADOS


Los productos envasados listos para el consumo suelen contener grandes cantidades de sodio, un mineral que, por si no lo sabías, es uno de los principales responsables de la retención de líquidos y, por tanto, de la hinchazón.

LOS ATRACONES JUSTO ANTES DE ACOSTARSE


Comer y dormirse inmediatamente después es uno de esos placeres culpables en los que a veces no podemos evitar caer. Sin embargo, esto hace que nuestro cuerpo tenga que trabajar mucho más duro en el proceso de la digestión, cuando lo que necesita realmente es un poco de descanso. Trata de cenar más temprano y no olvides masticar un buen número de veces antes de tragar (no engullas la comida, en otras palabras). Esto facilitará y acelerará tu digestión.

LAS ALERGIAS ALIMENTARIAS


¿No comes mucho pero siempre te sientes hinchado y pesado? Las intolerancias alimentarias pueden aparecer en cualquier momento de la vida y tú puedes estar sufriendo alguna sin ni siquiera ser consciente de ello. Consulta a tu médico si quieres verificar tus sospechas y ponerle freno a estos síntomas.

COMER RÁPIDO


Este es probablemente el peor de los hábitos de los que podemos hacer gala a la hora de sentarnos a la mesa. Como ya mencionamos, una correcta masticación de los alimentos puede hacer la digestión notablemente más efectiva, con lo que conseguirás sentirte a la vez más ligero y más lleno a lo largo del día.

Vía: Rebañando.