Lo Más Reciente

Lo que pasa con las parejas que pelean todo el tiempo

Lo que pasa con las parejas que pelean todo el tiempo

Las comedias románticas nos han enseñado que después de una pelea intensa viene una reconciliación igual de intensa, pero esto podría no ser nada sano. Las parejas que pelean todo el tiempo quizá piensan que solo están demostrando su amor o su pasión, pero en realidad podrían estar construyendo una relación tóxica. 

Douglas Noll, un abogado especializado en mediación, explicó que las parejas que ''esconden sus conflictos detrás de la cortina de la ‘pasión’ buscan una máxima elevación de dopamina con la reconciliación''. Es decir, que los pleitos solo funcionan como una especie de droga para sentir placer.

En esencia, el patrón de lucha-reconciliación entre una pareja es ''una forma de conectarse mientras se evita la intimidad profunda''. O sea que los pleitos frecuentes no son más que una forma de interacción superficial entre dos personas incapaces de abrirse y mostrarse tal cual son para crear una relación significativa.

El reverendo Sheri Heller, un ministro interreligioso y terapeuta de relaciones de Nueva York, comentó que ''el intenso conflicto recurrente indica dificultades con la resolución de conflictos y la comunicación''. Estas dificultades pueden estar arraigadas en problemas que van desde lo relativamente inofensivo, como la inmadurez, hasta lo profundamente tóxico, como el narcisismo o el abuso.

''Los abusadores narcisistas pueden ser propensos a las rabietas episódicas'', señaló, y para esas personas, ''los conflictos intermitentes e intensos establecen la base de una relación adictiva y una vinculación traumática''.

Incluso cuando una relación no es abusiva, Noll asegura que ésta es insostenible. ''La corrosividad de este patrón no puede ser exagerada… ‘Apasionada’ es un eufemismo para una relación en apuros. Si el ciclo no se rompe, la relación se agotará''.

En lugar de permanecer atrapados en este patrón, Noll recomienda aprender habilidades como aprender a calmarse y enfocarse en la resolución de problemas. Una forma de hacer esto, señala, es escuchar las emociones de su pareja, no sus palabras. Eventualmente, ''esto volverá a conectar los cerebros de la pareja y les dará espacio para crear una conexión más profunda con ellos mismos y entre ellos'', y luego podrán trabajar más efectivamente para resolver otros problemas.

Y tú, ¿peleas mucho con tu pareja? Es hora de pensarlo dos veces antes de decir que sólo están ''demostrando su pasión''.

Vía: Veintitantos.