Lo Más Reciente

Aprende a negociar con tu pareja

Aprende a negociar con tu pareja

Cuando empezamos una relación todo es amor, alegría y mariposeo en la panza. La borrachera del enamoramiento nos hace ver todo perfecto, sin embargo, el tiempo pasa, el efecto se diluye y empiezan los conflictos, roces y diferencias que son básicas (e inevitables) para el crecimiento de cualquier pareja, pero hay que saberlos enfrentar.

Lo más fácil es terminar en una relación de jaloneos donde cada uno quiere tener la razón y que las cosas se hagan a su modo. A muchos nos aterran los conflictos de pareja por una razón muy simple: no sabemos negociar.

Una buena negociación termina con soluciones aceptables para las dos personas y fortalece la relación. En un buen pleito cada uno quiere imponerse al otro "ganarle" al "rival" y en el proceso se dicen y se hacen muchas cosas que poco a poco desgastan la relación. Usar la fuerza y el poder para presionar a que el otro haga lo que queremos puede que funcione, pero el costo es muy alto. Es la fórmula perfecta para llenar la relación de resentimiento y desamor.

PREPÁRATE PARA NEGOCIAR


Negociar no es pelear, si lo que de verdad quieres es solucionar un problema de pareja siempre debes tener en cuenta que el otro, ¿adivina qué?, sí importa.

Lo primero es tener perfectamente claro qué es lo que quieres lograr. Luego define cómo te quieres comportar en la negociación: ¿calmado?, ¿abierto?, ¿honesto? Tener claridad de lo que prefieres y la forma en que te quieres comportar te ayuda a mantenerte enfocado y centrado.

También debes conocer las necesidades del otro para que tu posición sea más balanceada y realista. Pedir algo y no recibir respuesta frustra a cualquiera, pero recuerda que no debes culpar al otro como respuesta automática. Muchas veces el error está en uno mismo por no saber manejar la situación.

Hay muchas cosas que pueden pasar en el camino para llegar a un acuerdo. A lo mejor, si ya traen un patrón de acuerdos muy tóxico, las primeras veces acaban cayendo en sus viejas redes, pero aquí el secreto es la voluntad de estar bien y la perseverancia. Recuerda siempre que el objetivo no es que uno gane y el otro pierda, sino que su relación siga y así ambos terminen ganando.

¿Y si yo pongo de mi parte y mi pareja no?, es la pregunta que debe estarse haciendo más de uno de ustedes. Bueno, pues quizá la respuesta venga de la mano de otra preguntita: ¿qué haces tú en una relación donde el interés y la disposición por mejorar las cosas solo es importante para ti?

Vía: MOI.