Lo Más Reciente

El ruido de la ciudad y tu casa afecta tu sueño

El ruido de la ciudad y tu casa afecta tu sueño

¿Sabes qué tan sensible o no eres a los ruidos o sonidos durante tus horas de sueño? Es fácil pasar por alto la importancia de las señales sensoriales durante el sueño, ya que puede parecer que dormir nos hace ajenos al mundo exterior.

Sin embargo, piénsalo bien y es probable que recuerdes alguna ocasión en la que un sonido repentino te despertó o un entorno ruidoso te impidió dormir bien. De hecho, la temperatura, el olor, la luz, la comodidad física y el sonido tienen un gran potencial de influir en tu sueño, de acuerdo con investigaciones recientes.

El sonido parece tener influencias tanto positivas como negativas, según los tipos, el nivel de ruido, las preferencias personales y otros factores. Por ejemplo, un ruido de fondo suave puede difuminar una calle ruidosa, mientras que los ronquidos o las tuberías crujientes de un compañero pueden provocar noches inquietas.

Los efectos del sonido durante el sueño


Los sonidos que son triviales durante el día pueden volverse molestos por la noche, especialmente cuando son abruptos. Incluso si la persona no despierta por completo, los ruidos pueden despertar levemente y afectar los ciclos de sueño. Hay muchas fuentes potenciales de sonidos que roban el sueño, que van desde cosas en el hogar como electrodomésticos, televisores, mascotas y otras personas, así como sonidos externos, como tormentas, tráfico y ruido urbano de la ciudad.

Una investigación publicada en la revista Noise & Health sugiere que los estudios muestran un vínculo entre la exposición al ruido ambiental durante la noche y las enfermedades cardiovasculares, y que incluso los ruidos de bajo nivel pueden afectar la salud debido a la alteración del sueño.

El ruido ambiental —el tránsito, los trenes, los aviones— es un importante problema de políticas públicas para la Organización Mundial de la Salud (OMS). En Europa, las investigaciones sugieren que la perturbación del ruido puede causar efectos secundarios reales en la salud, y la OMS estima que los europeos occidentales pierden 1 millón de años de vida saludable debido al ruido relacionado con el tráfico. Los sonidos tan bajos como 30 decibeles pueden afectar el descanso, y en comparación, el tráfico intenso llega a 70 dB, mientras que el metro registra 90 dB y el despegue de un avión llega a 100 dB.

De acuerdo con las Pautas de Ruido Nocturno de la OMS, así es cómo los niveles de ruido afectan el sueño:

Menos de 30 db: respiración normal a un suave susurro, el tictac de un reloj o una biblioteca silenciosa. Una zona rural tranquila. Poco o ningún efecto en el sueño para la mayoría de las personas.

30 a 40 db: susurros en una habitación silenciosa o en una oficina; el canto de un pájaro. Una zona residencial tranquila. Posibilidad de despertar, movimientos corporales, excitaciones y trastornos del sueño. Niños, ancianos y enfermos más vulnerables a los efectos secundarios.

40 a 55 db: una habitación silenciosa, lluvia moderada, un refrigerador o un aire acondicionado. Una zona tranquila. Se han observado efectos en la salud y el ruido en este nivel puede afectar a la mayoría de las personas.

Más de 55 db: conversaciones normales, música de fondo, lavadora. Es considerado un nivel peligroso para la salud pública, aumentando los niveles de molestia y las alteraciones del sueño. Evidencia de un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Sin embargo, la intensidad y la gravedad con que el ruido afecta el sueño es un tanto individual, y algunas personas son más sensibles que otras. Un estudio encontró que los ritmos cerebrales juegan un papel en la capacidad de las personas para tolerar el ruido. En general, es más probable que los ruidos despierten a las personas durante la etapa dos del sueño. La edad también influye: estudios muestran que los niños y las personas mayores son más vulnerables a las interrupciones del sonido.

Los ruidos emocionales tal vez son más fuertes. La investigación evidencia que las madres se despiertan fácilmente con los movimientos de sus bebés.

Con el tiempo, las personas también pueden acostumbrarse a los ruidos o "habituarse a" en sus entornos, lo que reduce el efecto. Un estudio encontró que las personas experimentaron menos despertares corticales (cambios en las ondas cerebrales) en los días posteriores cuando se exponen a los sonidos del tránsito por la noche, sin embargo, las excitaciones cardíacas (frecuencia cardíaca) no se habituaron durante el estudio.

Usando el sonido a tu favor


Aunque gran parte de la investigación se centra en aprender acerca de los efectos secundarios perjudiciales del sonido, éste también puede tener un efecto positivo en el sueño. Sonidos como el ruido blanco, por ejemplo, pueden moderar los niveles de ruido intermitente y proporcionar un fondo consistente para un descanso más tranquilo.

Los fundadores de Dream Team Baby, Conner Herman y Kira Ryan, apoyan las máquinas de sonido, particularmente para establecer rutinas de sueño saludables en los niños:

"Cuando estamos en etapas más livianas de sueño, los sonidos que nos rodean pueden interferir más fácilmente con el sueño. Durante estas etapas de sueño, los ruidos externos normales, como el sonido de un teléfono, un portazo o el ladrido de un perro, tienen una mayor probabilidad de despertarnos. Si tienes un hijo que tiene dificultad para conciliar el sueño, lo último que quieres es que lo despierten prematuramente ".

"Una forma de usar el sonido para su ventaja es reproducir el ruido blanco todo el tiempo que su hijo esté dormido. El ruido blanco enmascara ruidos externos potencialmente molestos y ayuda a que los niños permanezcan dormidos por más tiempo. Si se usa de manera consistente, el ruido blanco también tiene otro beneficio. Puede convertirse en una señal de sueño positiva. Su hijo escuchará el ruido en el momento del sueño, lo asociará con el sueño y su cuerpo involuntariamente se relajará en el sueño ".

Vía: Huffpost.