Lo Más Reciente

Amar demasiado también es un problema

Amar demasiado también es un problema

Hay mil millones de canciones que nos dicen que amar muchísimo es justo lo que deberíamos hacer. Ya sea que tu bae te ame cañón o tú a él pero, ¿qué crees? Amar demasiado también es un problema. Y eso no significa que entonces ''ames poquito'' sino que aprendas a distinguir entre un amor saludable y uno que no lo es.

La codependencia emocional es un asunto muy intenso que frecuentemente se confunde con algo increíble cuando no lo es. Se trata de un sentimiento tan enorme que es imposible de manejar y no nace de un afecto hacia la otra persona sino de un vació emocional que sufres, el clásico ''necesito que me necesiten''; es así que pones los problemas y la vida entera del otro antes que la tuya, sacrificando tus necesidades y deseos que terminan por provocarte problemas de ansiedad, obsesión y control hacia las personas con las que quieres seguir atada.

¿Suena turbo intenso? ¡Es que es más frecuente de lo que piensas! Lo peor de todo – sí, hay algo aún más grave – es que como te cuesta poner límites, corres el riesgo de tener relaciones tóxicas pues en quieres sentirte necesitada y si tu novio tiene mil problemas, asumes por completo el papel de rescate. Lejos de ayudar, favoreces la situación… son piezas que encajan perfectamente aunque sea algo súper malo.

Amar demasiado es un enorme problema que puede ser resuelto entendiendo la necesidad de ser necesitada y centrándote sólo en ti.

Vía: 15 a 20.