Lo Más Reciente

Lo que necesitas realmente para bajar de peso

Lo que necesitas realmente para bajar de peso

En el proceso de perder peso, muchas veces nos preguntamos qué estamos haciendo mal porque de plano no podemos bajar esos kilos. Pues bien, te presentamos ocho posibles situaciones y lo que debes hacer con cada una de ellas para vencer a la báscula:

Si perder peso es una meta abstracta:


Identifica las verdaderas razones por las que quieres enflacar, todo se vale: quiero estar espectacular en mi luna de miel, no quiero que me dé un infarto como a mi papá, quiero jugar con mis hijos sin escupir un pulmón.

Si prometes no tocar tus comidas favoritas pero siempre te gana el antojo:


Incluye en la dieta tus gustos favoritos; no importa si son papitas o una dona, la mejor forma de no caer en la tentación es considerarlos un postre: comerlos al final de la comida y en cantidades pequeñas.

Si te cachas comiendo a la menor provocación:


Es porque el caos a tu alrededor te lleva a eso; cuando tu cocina está sucia o tu escritorio desordenado, comes 44% más porquerías de lo normal.

Si picas munchies cuando te aburres o te estresas:


Come solo cuando tengas hambre; si de repente te cachas inconscientemente viendo qué hay en el refri, pregúntate si es tu estómago el que tiene hambre o tu ansiedad.

Si tienes buenas intenciones pero al primer antojo vale madre:


Deja ir ese concepto insoportable de “fuerza de voluntad”, mejor entrena tu cerebro a tomar mejores decisiones.

Si haces la dieta perfecto… excepto cuando tienes plan con amigos:


Ten una estrategia, si vas a un restaurante, ve el menú y elige qué quieres antes de llegar. Si vas a casa de alguien, come algo sano antes de salir y llegando allá nada más pica botanita sana como verduras o hummus.

Si después de hacer ejercicio te da un ataque de hambre y acabas con toda la alacena:


Concéntrate en lo que el ejercicio hace por tu cuerpo y no en el premio que te mereces por haber quemado 200 calorías.

Si abandonas tooooooda la dieta nomás porque te echaste un chocolatito:


Ponte metas que no tengan que ver con la aguja de la báscula o una talla de pantalón, sino con sentirte bien y feliz.

Vía: MOI.