Lo Más Reciente

La delgada línea entre una relación saludable y una que no lo es

La delgada línea entre una relación saludable y una que no lo es

Una relación de pareja madura y sana se basa en la confianza, la autenticidad, el respeto, la honestidad y valorar al otro como un legítimo otro con sus fortalezas y debilidades.

Ante la opción de sacrificar tiempo y energía por un ser querido o hacer cosas por uno mismo, el primer impulso es pensar en el otro, según un estudio publicado en la revista Psychological Science.

En temas de amor, la sana preocupación por el otro, podría derivar a una necesidad imperiosa y obsesiva de controlar los movimientos de la pareja. Agobiando al otro y generando celos incontrolables y sumisiones que provocan un daño a las personas

Muchos de los comportamientos que causan problemas, responden a una necesidad psicológica. La necesidad de controlar todo, puede entenderse como una expresión de miedo existencial. El control es afirmar su poder, es darse importancia, esto es tranquilizador, mientras que 'perder el control' aparece como peligroso y amenaza la percepción de su propia identidad.

En una pareja, si una persona quiere controlar todo, de alguna manera se infantiliza a su compañero o compañera, para tener todo previsto, o para evitarle cualquier malestar, se le priva de su autonomía. Inclusive la necesidad de control puede encontrar además otros objetivos, presupuesto del hogar, empleo del tiempo, vacaciones. Además algunos, le eligen la ropa, etc.

El individuo que quiere controlar todo, centra además de manera intensa su atención en las 'malas conductas' reales o presuntas de su pareja.

¿Qué tipo de población es la más 'propensa'?


Al parecer sería de perfiles individuales y trayectorias existenciales, personas con baja autoestima, compulsivos, con vínculos inseguros y ambivalentes, con trayectorias amorosas complejas. La necesidad de controlar todo, exorcizar el miedo de desaparecer, la pérdida de poder sobre su propio destino. Una persona que quiere controlar todo, siempre teme algún desastre.

¿Cuáles son las causas?


Las etapas de transición son especialmente favorables para el desarrollo de estos problemas.
Una crisis a nivel personal,familiar o profesional puede afectar la autoestima y reforzar la necesidad de control. Se puede decir que cualquier situación en la que hay pérdida de los puntos de referencia, la falta de confianza en sí mismo, podría generar intensa necesidad de seguridad. Querer controlar todo lo que puede ilustrar esta estrategia.

¿Cuáles son los síntomas más comunes?


Se produce ansiedad por controlar al otro llegando inclusive a sensaciones angustiantes, con manifestaciones psico/fisiológicas (traspiración de manos, taquicardia, insomnio, frustraciones, celos desmedidos, etc.).Se produce un agotamiento en la relación y una tensión elevada en el vínculo, que puede llevar finalmente a una ruptura en la pareja.

El ciber control contemporáneo


El comienzo del control es cuando:



  • Quiere conocer todas tus claves de teléfono y email.
  • Quiere saber a quién le envías mensajes de texto, correos electrónicos y lo que envías.
  • Al efectuar comunicaciones reiterada durante el día y le pide que confirme dónde estás y con quién te encuentras, etc.
  • Que instale un software de geo-localización en su teléfono.
  • Envía mensajes de texto agresivos o amenazantes: ¿con quién estás tan tarde? ¿Qué estás haciendo?, etc.
  • Comienza a contactar a tus amigos o familiares para verificar lo que les dices, si realmente estas con ellos


¿Cuáles son los problemas que genera esta 'necesidad' tanto la salud física y psicológica en la vida cotidiana?


Es imposible controlar realmente todo, tarde o temprano, hay que señalar que esta batalla está perdida de antemano, que genera y perpetúa graves inquietudes y preocupaciones.

¿Cómo la pareja debería responder?


No existe una 'receta absoluta', pero todo lo que está a favor de la auto-afirmación, la confrontación pacífica pero firme con los demás, se pueden imaginar.

La idea es que el (la) 'controlador(a)', no puede confiar en los demás, hasta que no ha aprendido a confiar en sí mismo. También debería aprender a aceptar las diferencias de los demás sin sentirse amenazado. La pareja podría negarse a ser objeto de seguimiento, y oponerse calmadamente para evitar cualquier intrusión.

¿Cómo tratar, esta necesidad de deseo de control total del otro?


Es importante ayudar a las persona a liberarse de esta mochila del 'control sobre el otro', y sus consecuencias ansiedad/angustia, agotamiento de la relación, celotipia, etc.

El Coaching de vida puede ser muy útil en este contexto, el objetivo es discutido y decidido en un esfuerzo conjunto del entrenador y la persona, esta ya es una experiencia real, hay una relación constructiva y por lo tanto posible de extraer lecciones. El trabajo en sí mismo está destinado a fortalecer la confianza en sí mismo, aprender a reconocer sus limitaciones, sus límites y a respetar la libertad de los demás.

Algunas técnicas como la relajación, hipnosis y el focusing, son interesantes porque permiten dar marcha atrás y evaluar la situación con calma.

Algunos tips…


Efectúa una comunicación sincera y empática con tu pareja, discutan entre ambos cuales son tus temores, tu desconfianza, sobre lo que te provoca inseguridad. Entre ambos pueden llegar a tener acuerdos y disminuir esta sensación de incertidumbre y poder vivir con ella.

Desplazar esa energía puesta en controlar a tu pareja, en cuidar a tu pareja y la relación, aceptando la diferencia y dando mas tiempo a estar con el otro y disfrutar juntos de estos momentos.

Aprender a poner límites, tanto en tu propia vida como la del otro. Tener amigos y poder visitar a familiares es importante para tu vida y a veces puede o no estar tu pareja.

Trabaja tu respeto por el otro y empatía hacia la persona que amas. Me imagino que no te gustaría que tu pareja te estuviera acechando a cada rato con preguntas con insinuaciones molestas, que mire tu celular o agendas. dale su espacio personal, disfruta cuando el otro esta pasándola bien con familiares y amigos, no es solo para ti.

Si estás siendo controlada(o) y sumisa(o) con tu pareja, corta el círculo vicioso, tendría que poner límites y conservar espacios de intimidad y libertad individual

Si tus intentos de control al otro, son por tu baja autoestima, celos exagerados, inseguridad o pensamientos rígidos. Busca ayuda y maneja estos sentimientos y pensamientos de manera mas productiva, mejorando tu autoestima, trabajando estos pensamientos.
Más información en www.urologiaysexologia.cl

Vía: NuevaMujer.