Lo Más Reciente

Quesos prohibidos durante el embarazo

Quesos prohibidos durante el embarazo

Cuando estamos embarazadas existen una serie de precauciones que debemos tomar para que nuestro bebé crezca con una salud de hierro. Por ello hay que tener cuidado con los alimentos crudos, especialmente con los pescados, las carnes y los quesos.

En el último caso, ¿hasta qué punto podemos comer este tipo de lácteos sin correr peligro alguno?

Ten cuidado porque existe una posible contaminación con los quesos blandos denominada listeria que es muy peligrosa para la madre pero más para el pequeño que está en camino. Esto no quiere decir que tengamos que prescindir del queso durante nueve meses sino apostar por los duros.

¡DI NO A LOS QUESOS BLANDOS!


Son los más peligrosos durante el embarazo porque pueden contaminarse de listeria una bacteria que causa graves problemas en el organismo. Los quesos que pueden contenerla son los siguientes:


  • Queso blanco blando
  • Queso fresco
  • Queso crema
  • Queso feta
  • Queso de cabra
  • Queso brie
  • Queso camembert
  • Quesos azules


CONSEJOS


Las bacterias de la listeria se suelen eliminar cuando cocinamos los alimentos que pueden tenerlas. No obstante, no debes olvidar que pueden sobrevivir en la nevera o en el congelador. Es muy importante tomar precauciones para no contraerlas durante el embarazo.

CONSEJOS Y OPCIONES


Este tipo de contaminación no nos prohibe comer todo tipo de queso. Por ejemplo, los quesos duros (como el cheddar) no la contienen. Y si eres una adicta a este tipo de lácteos también puedes consumir de vez en cuando los blandos previamente cocinados. Tienes que dejarlos hervir hasta que hagan burbujitas en la superficie.

Otro regla de oro para no tener el problema de la listeria es comprar siempre productos pasteurizados. Este dato se indica en la etiqueta o preguntando directamente al productor o vendedor del producto.

En el caso de adquirir queso duro hecho con leche no pasteurizada, elige los que tengan más de 60 días curados. Sino no te lo comas.

No obstante, los lácteos no son los únicos alimentos peligrosos para las embarazadas.


  • Las frutas y las verduras deben de lavarse muy bien porque pueden estar contaminadas.
  • No te comas ningún producto que esté caducado.
  • Después de manipular los alimentos crudos, lava tus manos con agua tibia y jabón. Así como los utensilios con los que has cocinado comida cruda. ¡Es por tu salud y la de tu bebé!


Vía: Rebañando.