Lo Más Reciente

Tus amigos, pareja o familiares podrían estar robándote el sueño

Tus amigos, pareja o familiares podrían estar robándote el sueño

Si eres de los que discute con sus amigos, pareja o familiares antes de ir a dormir, podrías estar perdiendo horas de sueño, lo que repercutiría en tu energía del día siguiente, de acuerdo con varios estudios realizados por las universidades de Rochester, de Saint Catharines, Canadá, entre otras instituciones.

Un estudio de Rochester realizado a 78 parejas casadas, mostró que estar preocupado por el cónyuge estuvo relacionado con más problemas para dormir.

Mientras que otro análises de los científicos Brant P. Hasler y Wendy M. Troxel publicado por el National Institutes of Health, pidió a 29 parejas que hicieran diarios sobre sus experiencias con su relación y sus hábitos de sueño.

Los días en que las mujeres tuvieron interacciones positivas con su pareja, tuvieron un sueño más eficiente, es decir, tenían un porcentaje más alto de sueño en relación con el tiempo que pasaban acostadas en la cama.

Los hombres también tuvieron un sueño más eficiente al contar con experiencias positivas con sus parejas.

Mientras que los estudiantes universitarios de Estados Unidos, registraron un sueño menos perturbado cuando tuvieron más confianza de sus relaciones, de acuerdo con una investigación publicada por Elaine Scharfe y Deborah Eldredge en el Journal of Health Psychology.

Otro estudio, realizado por la Universidad Wesleyan, preguntó a más de 900 estudiantes canadienses sobre su vida social durante el primer año de la universidad.

Un año después, los estudiantes que habían informado estar más involucrados en actividades sociales tenían menos problemas para dormir, además tenían menos dificultades para conciliar el sueño y quedarse dormidos durante toda la noche.

Tener una vida social más activa y positiva durante el primer año de la universidad les ayudó a tener un mejor manejo del estrés y eso, posteriormente, les facilitó que los estudiantes se durmieran y permanecieran dormidos toda la noche.

Dormir bien ayuda a tu capacidad para lidiar efectivamente con el estrés y estar más comprometido socialmente con los demás. Sin embargo, también hay consecuencias negativas cuando existen problemas en casa o con los amigos.

Un estudio pidió a 71 jóvenes estadounidenses usar en la muñeca un dispositivo de control similar a un reloj durante tres días. Este dispositivo usa una técnica llamada actigrafía para rastrear la actividad durante toda la noche.

Los investigadores Royette Tavernier y otros midieron el número total de horas de sueño, el tiempo que tardaron en quedarse dormido después de acostarse y el porcentaje real de tiempo que durmieron con relación al tiempo que permanecieron en la cama. También pidieron a los participantes que informaran cuánto tiempo pasaron interactuando cara a cara con amigos y familiares.

Los jóvenes se durmieron más fácilmente en los días en que pasaban más tiempo de lo normal interactuando con amigos, pero les tomó más tiempo quedarse dormidos en los días en que pasaban más tiempo del habitual con la familia.

El tiempo que pasa con la familia, específicamente por la noche, puede incluir eventos altamente emocionales, como conflictos entre padres e hijos, quehaceres o discusiones sobre los eventos del día. Estas actividades familiares pueden retrasar el inicio del sueño.

Aunque el estudio también reveló que los adolescentes mayores se benefician de un tiempo más prolongado con la familia si hay un aumento de los problemas académicos y sociales.

Los adolescentes mayores de 16.3 años que pasaron varias horas con su familia tuvieron un sueño 4 por ciento más eficiente que aquellos que pasaron menos tiempo con su familia. Sin embargo, para niños menores de 12.7 años, el tiempo familiar no afectó el sueño.

Mientras que los niños más pequeños que pasaban más tiempo con amigos dormían un 6 por ciento más eficientemente que aquellos con menores tiempos con amigos. Esto, porque los amigos pueden brindar apoyo emocional y facilitar el desarrollo de la identidad.

Además de monitorear cómo está tu relación con tus familiares, pareja o amigos, debes observar cuántas horas duermes por noche ya que el sueño deficiente se ha relacionado con una serie de problemas de salud mental y física, incluida la depresión y las enfermedades cardiovasculares.

Si eres padre o maestro, los expertos recomiendan facilitar ambientes que promuevan nuevas amistades entre los jóvenes. Los médicos también pueden obtener información adicional sobre la salud de los adolescentes mediante la evaluación de problemas con amigos y familiares.

Vía: El Financiero.