Lo Más Reciente

Así daña el estrés a nuestro cerebro

Así daña el estrés a nuestro cerebro

El estrés consiste en una reacción que tiene la mente como consecuencia de un rendimiento superior al normal, y puede generar alteraciones tanto físicas como mentales. No se trata de una enfermedad, pero cuando se alarga en el tiempo puede dañar gravemente la salud.

Nueve de cada diez ciudadanos afirman haber sentido estrés en el último año y un 42% de personas afirma sufrirlo con frecuencia. Así lo refleja el estudio de CinfaSalud sobre 'Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés' que demuestra la gran presencia que tiene el estrés en la vida de las personas.

Existen dos tipos de estrés: agudo y crónico. El estrés agudo es el que más personas sufren y se produce como consecuencia de nuestras propias exigencias o las de los demás. Puede ser positivo si se dosifica, pero en grandes porciones puede resultar muy perjudicial.

El estrés crónico se dará en situaciones en las que no hay momentos de relajación y el estado de alerta es continuo. Es el tipo más grave y provocará graves daños psicológicos. En muchas ocasiones la persona que lo padece no será consciente de que lo sufre puesto que se ha acostumbrado a vivir con ello.

El cerebro detectará una amenaza y será el organismo quien se encargará de hacerla frente e intentarla superar. Por ello, el cerebro es uno de los grandes perjudicados en estas situaciones. El estrés matará neuronas, lo cual afectará a la memoria, dificultará las tareas de aprendizaje y reducirá la capacidad de concentración.

El tamaño del cerebro y su estructura se pueden ver modificados como consecuencia del estrés. También se pueden generar problemas mentales. Así, es probable que se den situaciones de ansiedad, que varíe el estado de ánimo y aparezcan estados depresivos.


Consecuencias del estrés en el organismo


El estrés puede provocar graves daños en diversas partes del cuerpo y afectar a la mayoría de sistemas del organismo. El sistema digestivo es uno de los más perjudicados y síntomas como el dolor de estómago, la diarrea o los vómitos son frecuentes. Una pérdida del control de la respiración puede generar sucesos de falta de aire.

El sistema inmunológico del organismo también puede verse afectado, lo cual facilitará la aparición de gripes o alergias. La caída de pelo, la aparición de acné o la reducción de deseo sexual son otros problemas que es probable que se desarrollen por el estrés.

Vía: La Nueva España.