Lo Más Reciente

Más allá de la fuerza de voluntad

Más allá de la fuerza de voluntad

Esta habilidad no llega por arte de magia. Hay que desarrollarla, entrenarla y practicar, quien la consigue cambiará su vida para bien y a largo plazo. 

Ponerse en forma, mantener la casa en orden, administrar el tiempo con la familia o llevar una vida más saludable. Cualquier propósito es viable si se tiene la tan anhelada fuerza de voluntad. Muchas personas creen que carecen de esta virtud, sin embargo, la buena noticia es que todos tenemos la capacidad de modificar nuestro comportamiento y redirigir las propias acciones hacia donde queramos llegar. La voluntad ¡funciona como un músculo que debemos trabajar!, con la práctica será cada vez más sencillo.

De acuerdo con BJ Fogg, de la Universidad de Standford, quien se ha dedicado durante años a estudiar el comportamiento humano, existe una técnica infalible para entrenar la voluntad. Se trata del plan de cinco días que él desarrolló y es conocido como Tiny Habits, un programa gratuito que se puede realizar online y en tan sólo cinco días, el cual asegura, que cualquier persona conseguirá sus deseos.


Consiste en lo siguiente:


1. ¿Cuál es el problema?

Bajar de peso, dejar de fumar, ser puntual, hacer deporte, etc. Identificar qué es lo que se necesita resolver es clave y el primer paso. Pero es importante que la meta sea un deseo real y salga de lo más profundo de nuestro ser, no debe ser algo impuesto. Es decir, no es lo mismo que alguien nos sugiera bajar de peso cuando no es una prioridad en nuestra vida. Si no hay motivación será difícil conseguirlo.

2. La meta:

A este paso el creador lo llama Tiny Habits y establece de qué forma se pueden fijarse pequeños retos para mantenerse motivado. Tener objetivos asequibles e irlos ampliando con el paso de los días. Por ejemplo, alguien que quiere incorporar el deporte puede empezar por ca- minar 15 minutos diarios, lo cual suena más realista que exigirse una clase de baile de dos horas.

3. El anzuelo:

De acuerdo con BJ Fogg, todas las personas necesitan algo que los motive a seguir adelante. De esta forma es más sencillo completar pequeños desafíos y después lograr el plan general. Por ejemplo, si el objetivo es leer más, puede ayudar tener un libro atractivo a la vista.

4. El premio:

Cada resultado, por corto que sea, deberá ser celebrado. Animarse una misma por lo que se ha conseguido siempre funciona, pues más allá de cambiar una práctica se trata de transformar la forma de pensar.

5. Logro:

Al concluir el programa estará la verdadera recompensa: una meta cumplida y, por ende, también nuevos propósitos. Según el experto hacer las cosas, paso a paso, es la tendencia que mejor funciona, pues así se crean hábitos reales y permanentes.


Lecciones de estrellas 


No todas las ricas y famosas tienen la vida resuelta. Muchas mujeres exitosas han alcanzado la cima gracias a su fuerza de voluntad. Conoce algunas historias para inspirarte:

ANNE HATHAWAY 

La vida de Hollywood no siempre es glamurosa. Para desempeñar su papel de Fantine en Les misérables la actriz tuvo que bajar 11 kilos para aparentar que estaba desnutrida y a punto de morir, en la película. Aunque todo el tiempo estuvo supervisada por una nutricionista, requirió mucho esfuerzo para ella.

VERA WANG 

Hoy día, cualquier novia quisiera casarse con uno de sus diseños. Sin embargo, su trayectoria no siempre se enfocó en crear vestidos. Primero intentó ser patinadora profesional, después se convirtió en editora de revistas, pero al ver que no lograba subir de puesto, decidió comenzar a crear vestidos de novia. La clave de su éxito: la voluntad.

OPRAH WINFREY 

Considerada la mujer más poderosa de la televisión de Estados Unidos, nació en la extrema pobreza y fue víctima de abuso sexual. En su juventud consumió drogas, alcohol, dio a luz a un bebé que murió a los pocos días. A los 19 años encontró trabajo como reportera. Luego logró su propio programa, una marca propia , y ahora es dueña de una productora y una revista.


Al estilo de Japón


Se trata del método Kaizen, que en japonés significa cambio y sabiduría. Consiste en realizar una tarea cada día a la misma hora durante un minuto. Esto ayuda a que la mente se acostumbre a ejecutar una acción corta en poco tiempo, gracias a ello se resuelve el aplazar la misma. Esta regla funciona y puede convertirse en el primer paso para alcanzar los objetivos.

Por: Rocío Flores
Vía: VANIDADES.