Lo Más Reciente

Señales de que estás en una relación enfermiza

Señales de que estás en una relación enfermiza

El enamoramiento es una de las etapas más bonitas que puede vivir el ser humano y esto, por lo general, culmina con relaciones sanas o relaciones enfermizas. 

En una relación sana, las personas saben que no necesitan de otro para “complementarse”, simplemente, están en un compromiso porque muestran disposición para dejar fluir el amor, la felicidad y la atención con alguien más. En resumen, en una relación sana, ambas personas están en armonía, relajadas y dichosas.

En cambio, las personas que son parte de una relación enfermiza muchas veces están cegadas por un sentimiento de “necesidad” que les impide ver si realmente la otra persona les está aportando algo bueno en su vida.

Si estás dudando acerca de tu relación, te compartimos cuatro señales que indican que estás en una relación enfermiza:


1) No te sientes segura o comprendida


En una relación enfermiza, es difícil que una persona permita a la otra hablar con sinceridad acerca de lo que siente.

Si estás inmersa en una relación con problemas, seguro sientes que tienes que ocultar una parte de ti misma para que tu pareja no se enoje; de igual forma, sientes que tu novio o esposo ya no te entiende y que no eres libre de decir lo que pasa por tu mente, tus conflictos, proyectos y deseos.


2) Siguen peleando por los mismos problemas


Cuando llevas mucho tiempo discutiendo por el mismo tema con tu pareja, quiere decir que ninguno de los dos tiene la capacidad de superar los errores, de perdonar sinceramente y de crecer para convertirse en mejores personas y ayudar a su relación.

Si estás pasando por esto, lo más probable es que te encuentres en una relación enfermiza. Los patrones que se repiten, indican que tienen sentimientos no resueltos del pasado y se crean dinámicas destructivas que les impedirán convivir en armonía.

3) Alguien siempre tiene que ganar


Debemos entender que una relación no es una competencia por lo tanto, cuando tienen una discusión, no se trata de quién de los dos pelea mejor, hace sentir peor al otro o gana algo.

Las relaciones enfermizas se caracterizan por luchas de poder y ambas personas compiten por el título de víctima o de autoridad. Al final, nadie gana y ambos se desgastan emocionalmente.

4) Ya no se toleran


Lo que antes te parecía gracioso, ahora te molesta o te hace sentir incómoda.

Si te sientes agotada con tu pareja, lo más probable es que estés inmersa en una relación enfermiza, de lo contrario, no estarías irritable todo el tiempo ni tendrías sensaciones negativas.

¿Qué hacer?


Lo primero es que identifiques si en verdad estás en una relación enfermiza. Darte cuenta que estás viviendo un patrón enfermizo, es el primer paso para resolverlo. De lo contrario, hay puntos ciegos que te impiden ser objetiva y te autocondenas a seguir viviendo el mismo dolor.

Luego de aceptar que estás en una relación destructiva, debes poner fin a lo enfermizo o intentar transformarlo para llegar a soluciones viables para ambos.

Lo más importante es que nunca olvides que nadie ni nada es más importante que tu paz mental y tu seguridad emocional.

Vía: VANIDADES.