Lo Más Reciente

7 cosas que debes recordar, si amas a una persona con ansiedad

7 cosas que debes recordar, si amas a una persona con ansiedad

Vivir con ansiedad no es fácil y no solo para las personas que la padecen sino también para quienes conviven con ellas. Alguien con ansiedad presume constantemente que todo es un caos y tiene una sensación de inseguridad interna cuando se trata de relaciones, pues siente que todos se alejan de ella. Esto a veces puede ser el causante de tensión con la pareja y por ende, de una ruptura.

La ansiedad no se puede controlar tan fácilmente. Es un desgaste físico y emocional para ambas partes, pero quien decide quedarse con junto a alguien con este estado mental, debe recordar que:


Vale la pena luchar


A veces será difícil, pero alguien con ansiedad no es un ser de otro planeta. Quizá las cosas sean más intensas emocionalmente y sí, la ansiedad es agotadora. Habrá corajes y peleas, pero por más estúpidas que sean, tu serás quien deba plantar los pies sobre la tierra y tener sentido común. No desesperes, recuerda que esa persona es más que su ansiedad y a nadie le gusta ser definido por eso. Así que, ante todo, no olvides que es un ser humano que te ama incondicionalmente.

No les digas que está exagerando


Para ti puede parecer algo irracional, mientras que para ellos es la peor de las tormentas. Por lo general, uno está completamente consciente de que lo que preocupa es irracional, mas pedir calma no cambiará mágicamente la situación. Una persona ansiosa se abruma fácilmente porque sus sentidos están al cien y viven en un constante estado de alerta. No la obligues a hacer algo que sabes le provoca miedo o malestar.


A veces sólo basta con escuchar


Las personas con ansiedad tienden a pensar en mil cosas a la vez y darle vueltas al asunto hasta el cansancio. A menudo, alguien con ansiedad querrá gritar todo lo que siente o piensa, aunque tendrá sus reservas por miedo a ser juzgados. Dale la oportunidad de hablar, no juzgues y escucha. Incluso, si no hay solución o es un miedo irracional, el escucharlo ayudará.

Pero tampoco necesitan que preguntes constantemente "¿estás bien?"


Preguntarle a alguien con ansiedad si está bien en medio de un ataque de pánico no sirve de nada porque la respuesta es obvia. La persona ansiosa seguramente estará respirando rápido, sentirá que le falta el aire o que el corazón está por estallar. Incluso, puede haber lágrimas de por medio y hasta gritos. ¿Qué hacer? Recordarle que respire y hacerlo con ella/él, llevarla a un lugar tranquilo o que le traiga paz, recordarle que estás ahí si te necesita (pero nunca plantarte si no lo pide) y repetir un mantra o algo que le recuerde que es algo pasajero, que pasará.


Responder textos a tiempo ayuda mucho más de lo que crees


Hoy en día, la tecnología juega un arma de doble filo para todos los ansiosos. Un silencio prolongado mata lentamente y no es que estés todo el tiempo pegado al celular, pero si estás ocupado o distraído, ayuda mucho responder un "ahora no puedo hablar" en vez de un 'visto' o desaparecer. La persona ansiosa crea mil y un escenarios que no existen y que terminan en problemas innecesarios.

Es probable que no duerman durante la noche


El insomnio es común en nuestros tiempos, sin embargo, para una persona con ansiedad es una verdadera pesadilla. A veces tomará un tiempo conciliar el sueño y, a veces, permanecer dormido será una misión imposible. No es raro que se despierten a las tres de la mañana o que sigan despiertos a esa hora. No necesitas quedarte despierto, pero mantenerte cerca y hacerla sentir cómoda bastará. Un abrazo bajo las sábanas o una caricia bastará para que caiga profundamente dormida.

En verdad aprecian que estés con ella/él


La ansiedad es difícil para todos los involucrados; para quien la padece es un tormento no poder controlarla y para quien la vive al lado hay cierta frustración por no poder ayudar. El apoyo es la ayuda más grande, así que realmente importará que estés presente, ya sea para escuchar o recordarle que debe respirar cuando sienta que les falta el aire.


Por: Karen Hernández.
Vía: NuevaMujer.