Lo Más Reciente

Claves para dejar de discutir con tu pareja

Claves para dejar de discutir con tu pareja

Todas las parejas tienen discusiones, incluso aquellas que parecen felices.

Si tienes algunas discusiones esporádicas no deberías preocuparte demasiado, el problema es cuando las discusiones se vuelven frecuentes y comienzan a afectar de sobremanera tu relación.

Asimismo, cuando un tema se vuelve recurrente en sus peleas debes prestar especial atención, porque hay algo en su comunicación que está fallando y debes modificar antes de que sea demasiado tarde.

Para evitar estas tensas situaciones deberías seguir estos consejos:


1. Lo que se dicen es importante


Estaban a punto de tener una amena conversación, pero de pronto comenzaron a discutir por una tontería que luego se hizo cada vez más grande.

Para evitar este tipo de situaciones puedes prestar atención a lo que tu pareja dice y por qué eso te hace enojar, una vez que lo descubras hablen al respecto. La buena comunicación es el arma más potente de cualquier relación.

2. Lo que no se dicen también es importante


¿Su expresión facial, su postura o sus movimientos te irritan? Puede ser que tú o tu pareja estén enviando un mensaje con su cuerpo y otro distinto con lo que dicen.

Lo mejor que puedes hacer es prestar atención a los movimientos del cuerpo, a aquellas señales que indiquen irritación, ira o desesperación. Si logras identificar alguna de ellas puede ser que tu pareja no se anime a decirte lo que siente y en ese caso, ya sabes que hacer…


3. Sal del círculo vicioso


Probablemente si tú y tu pareja están pasando por momentos tensos, todos tus esfuerzos estén enfocados en solucionar el problema o en ganar la discusión.

No puedes dejar que los problemas te absorban, poner los pies sobre la tierra ayuda a entender lo que tu pareja intenta decir o a darte cuenta que el motivo de su pelea no tiene sentido.

4. Cuida tus palabras


Quizás lo que dices durante una discusión no lo dirías en otro momento y eso se debe a que tu boca va más rápido que tu cerebro durante una pelea.

Lo único que quieres es defenderte, pero si no mides las consecuencias de las palabras estas pueden doler mucho más que cualquier golpe. No hieras al otro sin motivo, quizás mañana te arrepientas y no puedas remediar tus dichos.


5. Huir no es una opción


Puedes sentir la necesidad de salir corriendo, pero solucionar los problemas con la persona que amas es mucho más importante -créeme, sé lo que te digo-.

Tus sentimientos están a flor de piel y tu cuerpo se encuentra muy tenso, pero en lugar de irte, deberías quedarte, tranquilizarte e intentar hablar de forma civilizada; es la única manera de entenderse y solucionar sus problemas.

6. Evita el escándalo


Gritar más fuerte no hace que se entiendan mejor, sino todo lo contrario, solamente estás imponiendo tus ideas sobre las del otro. Además, el que grites no implica que tu pareja te escuche, sino que genera que ambos se cierren y solo piensen en sus propios argumentos.

Busca un término medio, ni escandalices ni desvalorices su discusión.

La comunicación en cualquier relación humana es clave, cuando se trata de una pareja es aún más importante, deben apelar al entendimiento y a lo que sienten el uno por el otro.

El amor es hermoso, no dejes que la rutina lo desvalorice. Busca a tu pareja, encuentren un momento para distenderse y reencontrarse.

Pregúntate qué es lo que te ha enamorado de él, qué te sigue enamorando. ¡Entonces lucha por ese amor! Pronto todo estará bien…

Por: VALENTINA DE ANDA
Vía: iMUJER.