Lo Más Reciente

Palabras que nunca debes decirle a una mujer

Palabras que nunca debes decirle a una mujer

A estas alturas ya sabes que ciertas palabras están prohibidas cuando hablas con mujeres. Sin embargo, hay algunas que, aunque no te des cuenta, son ofensivas para ellas. Encuestamos a amigas, familiares y compañeras de trabajo para averiguar qué palabras las apagan. Aquí están las principales palabras que vuelven loca a una mujer, y qué decir en su lugar.

MANDONA


En 2014, Beyoncé, Condoleezza Rice, Jane Lynch y otras rudísimas mujeres participaron en una campaña para prohibir la palabra mandona. Sin embargo, muchas personas siguen llamando así a las mujeres seguras de sí mismas.

"Socava la autoridad de una mujer y casi siempre se les dice así a las mujeres, no a los hombres, por lo que es sexista", explica la doctora Shira Tarrant, profesora de género femenino y estudios de sexualidad en la Universidad Estatal de California en Long Beach y autora de Gender, Sex, and Politics: In the Streets and Between the Sheets in the 21st Century.

O, como dice Heather, una estudiante universitaria de 23 años de edad: "Si yo fuera un hombre, sería ‘duro’, pero porque soy una chica, soy ‘mandona’? Odio esa estupidez."

Usa esto en su lugar: La Jefa.

HÚMEDO


Para Leah, una publicista de 24 años, la palabra ‘húmedo’ le provoca escalofríos (y no de una buena manera). "Para ser un término que se supone se usa para describir pasteles o alimentos horneados, es extrañamente muy sexual"

Simplemente no hay un momento adecuado para usarla, es demasiado sexual para decirla en contextos no sexuales, pero demasiado grosera para ser usada en referencia al sexo real. Quiero decir, me recuerda algo grisáceo y esponjoso creciendo en una caja de petri. No es algo que quieras visualizar cuando estás en la cama.

Usa esto en su lugar: Si estás diciendo esto en referencia a su lubricación vaginal, ‘mojada’ es preferible que ‘húmeda’.

LOCA E HISTÉRICA


¿Quieres ver verdadera locura? Llama a una mujer ‘loca’. Decirle ‘histérica’ es igual de malo. A principios del siglo XX, las mujeres que mostraban comportamiento emocional, nerviosismo o un alto deseo sexual eran consideradas "histéricas" y los médicos a menudo les retiraban el útero (histerectomía) para "curarlas", dice Tarrant.

Aunque las cosas han mejorado desde la era victoriana, estas palabras todavía vienen con cierta carga. Y pueden hacer que una mujer piense que tú estás viendo su perspectiva, sus opiniones y sus emociones como ilegítimas, dice Tarrant.

Annissa, mercadóloga y madre de cuarenta y tantos años, las encuentra especialmente ofensivas porque "compara las emociones de una mujer con un tipo de tornado, completamente fuera de control y posiblemente necesitado de atención médica".

Usa esto en su lugar: fiera, ardiente o apasionada.

SEÑORA


Sí, técnicamente decirle ‘señora’ a una mujer está bien; sin embargo, para muchas mujeres, es casi como si les dijeras ‘abuela’.

Usa esto en su lugar: dile señorita... o mejor quédate callado.

CÁLMATE Y EXAGERADA


Decirle ‘cálmate’ es como decirle ‘cállate’. Sí, es igual de incorrecto como decirle que está ‘exagerando’ cuando se molesta por algo. Básicamente, obtendrás el efecto opuesto de lo que está buscando.

"Incluso decir la palabra ‘calma' instantáneamente me molesta", dice Alisa, una escritora de 22 años. "Realmente me hará sentir todo lo contrario y puede herir mis sentimientos, porque parecerá como si estuvieras asumiendo que no estoy en control de mis emociones."

Usa esto en su lugar: Tarrant sugiere que le digas "veo que estás molesta, así que hablemos de ello cuando estés lista".

NENA, BEBÉ Y DULZURA


Muchas mujeres adultas sienten que este tipo de términos son condescendientes, irrespetuosos, y enfurecedores.

"Nena y bebé implican propiedad sobre mí, y casi siempre es usado por hombres que apenas conozco. Si se va a utilizar como un término de cariño, debe venir de alguien que realmente lo sienta, dice Lisa, escritora de 30 años. "Pero, cuando un extraño me llama así, suena condescendiente e inapropiado".

Usa esto en su lugar: llámala por su nombre. Guarda los "nena" y "dulzura" para tu verdadero amor (pero sólo si le gustan este tipo de cursilerías, aconseja Tarrant).

CHONES


Cuando nos dices que nos quitemos los chones, suena un poco tonto. Las niñas usan chones. Las mujeres adultas usan ropa interior. O tangas. O calzones.

Joelle, una chica de 20 años que trabaja con redes sociales, se enfurece cada que lo escucha. "Suena demasiado cursi y es desagradable", dice.

Vía: Mens Health.