Lo Más Reciente

Ver películas dramáticas no es tan malo…

Ver películas dramáticas no es tan malo…

Investigadores descubren por qué llegamos a ser fanáticos de los filmes ‘tristes’ y cuáles son los beneficios que nos aportan al verlas.



¿Te ha ocurrido que hay días o momentos en los que solo quieres ver alguna película sumamente dramática? El objetivo no es para que te entretenga sino para que sea capaz de tocar profundamente tus sentimientos y emociones… ¿Por qué pasa esto?

De acuerdo con investigadores de la Universidad de Oxford, el hecho de que nos lleguen a gustar las películas con un alto contenido de drama es para entrenar nuestra tolerancia al dolor. Esta acción es 100% gimnasia cerebral y emocional.

El análisis, hecho por los estudiosos de la material, estuvo compuesto por 169 personas, las cuales fueron divididas en dos grupos: el primero observó el filme Stuart: a Life Backwards, basada en la historia real de un vagabundo discapacitado, alcohólico y drogadicto; y el segundo, dos documentales sobre arqueología y biología en Gran Bretaña.

Previamente a las proyecciones, los participantes llenaron un cuestionario sobre su estado de ánimo e hicieron ejercicios de resistencia física.

Posteriormente, al término de la investigación se obtuvo como resultado que los individuos que vieron la película “triste” lograron una tolerancia mayor del 13,1%. Mientras que la tolerancia disminuyó un 4,6% en aquellos que disfrutaron de los documentales. Ante ello, el primer equipo adquirió un 18% más de tolerancia y un aumentó de sus sentimientos de vinculación afectiva, a pesar de que su ánimo decayó considerablemente con la película.

De igual forma, se da a conocer que ver películas tristes libera endorfinas, además de entrenar nuestra resistencia al dolor. Significa que aunque en el momento una se pueda sentir triste, provoca que con el paso del tiempo nos haga más felices y más fuertes.

Vía: VANIDADES.