Lo Más Reciente

Las consecuencias de tener un hijo favorito en la familia

Las consecuencias detener un hijo favorito en la familia

A nadie le gusta que le hagan sentir inferior a otras personas, pero si esta actitud viene de parte de los padres además de ser muy doloroso, puede ser perjudicial para toda la familia.

El favoritismo por parte de los padres produce sentimientos y emociones negativas en los niños y entre hermanos. Se puede hacer mucho daño, y aunque no sea de forma consciente los efectos pueden ser muy perjudiciales para su autoestima y desarrollo personal.

"¡Es injusto!"


Los niños en general tienden a equiparar o igualar, y cuando sienten que existe un favoritismo se ven claramente afectados con una sensación de menosprecio a la vez que creen que es injusto.

Según el psicólogo social Ilan Shrira, los niños perciben cierto favoritismo de sus progenitores hacia un hermano a través de la observación de ciertas actitudes como podrían ser el sentir que los castigan de forma más frecuente o severa, o que se les dedica menos tiempo y atención en comparación al otro.

Hermanos ¿y rivales?


El consejero Richard D. Dobbins explica que la preferencia de un hijo sobre otro hace que entre ellos se genere una competencia y rivalidad insana. En consecuencia se propicia la falta de entendimiento, los celos y las peleas, además de otros sentimientos y emociones que se van acentuando con el paso del tiempo como la ira, el rencor y la culpa.

A la vez, esos sentimientos acompañan la forma de sentir con respecto a su hermano, y es algo que aunque quiera no puede evitar.

La huella emocional


Cuando los padres tienen un hijo preferido por épocas, es decir que se mantienen haciendo actos de favoritismo sobre el mismo niño, puede ocurrir que los hijos tengan un sentimiento de desconfianza hacia sus padres porque no existe un equilibrio y por ello, nunca saben cómo actuará el adulto ante una misma situación cuando se trata de él o de su hermano.

Cuando los niños perciben el favoritismo de un padre para con un hermano con el tiempo generan ansiedad, depresión y otros problemas relacionados con la salud mental. Esto es algo que termina afectando a toda la familia porque crea separación y desigualdad, sin importar que los afectados sean niños, adolescentes, jóvenes o hijos adultos.

¿Crees que demuestras favoritismo por uno de tus hijos? De presentarse una situación de estas características, es importante que reflexiones al respecto para evitar lastimar a tus hijos, y si es necesario busca ayuda de un psicólogo o mediador.

Por: Veronica Alvarez.
Vía: iMUJER.