Lo Más Reciente

¿Por qué ser romántico puede hacerte infeliz?

¿Por qué ser romántico puede hacerte infeliz?

No es que queramos que dejes de enviar cartas de amor o soñar con flores y corazones perfectos. Ser romántico, para algunos, puede ser una forma de vida, la manera en que comprenden el amor.

Sin embargo, otros piensan que ser tan novelesco no le hace nada de bien a nuestras relaciones. ¿Por qué? Alain de Botton, autor de la novela “The Course of Love”, indica en una columna del New York Times que “tenemos que deshacernos de la idea romántica en la que se ha basado el matrimonio en occidente durante los últimos 250 años: que existe un ser perfecto que podrá satisfacer todas nuestras necesidades y nuestros anhelos”.

Eso significa dejar de lado conceptos como el “príncipe azul” o la existencia de una “alma gemela” que nos caerá como anillo al dedo. Una tarea que no es fácil, sobre todo para los que viven soñando con su final feliz.

Dejar de buscar


Según un estudio de la Universidad de Texas, replicado en la web de Glamour.es, “casi ninguno de nosotros encontrará a su pareja ideal”.

Esto al menos lo afirma Daniel Conroy-Beam, uno de los autores de esta investigación, quien agrega que esta búsqueda constante de la pareja perfecta puede hacerte desesperar y que tu estado de ánimo acabe por el suelo.

“El proceso de dar con tu pareja ideal puede resultar frustrante y al parecer merece más la pena conformarse con alguien que no sea exactamente tu perfect match pero que te proporcione estabilidad”,reafirman en la publicación.

Así, Conroy-Beam indica que “el buen funcionamiento de esa relación no depende de que sea con la persona perfecta sino con la mejor que nos encontremos. No se trata de conformarse con ‘lo que haya’, sino de valorar otros factores que nos hacen felices: la estabilidad, el amor, la amistad”.

Cómo lograr el esquivo “para siempre”


Entonces, si según la ciencia no sabemos identificar el amor cuando lo tenemos enfrente, porque siempre estamos buscando señales que nos indiquen que esa persona es nuestra media naranja perfecta, ¿cómo logramos cambiar y obtener una relación duradera?

Alain de Botton explica en el New York Times que “la mejor persona para nosotros no es la persona que comparte todos nuestros gustos (esa persona no existe), sino la persona que puede negociar las diferencias en los gustos con inteligencia, esa que es buena para disentir. En lugar de esa idea imaginada del complemento perfecto, es precisamente la capacidad de tolerar las diferencias con generosidad la que indica verdaderamente quién es la persona ‘menos tajantemente incorrecta’. La compatibilidad es un logro del amor; no debe ser su condición previa”.

Así que, la próxima vez que empieces a idealizar a esa figura que estará contigo ‘felices para siempre’, como nos enseñó Disney, piensa en cuántas posibles relaciones has rechazado por esa romántica idea de que el amor debe ser un flechazo, y date la oportunidad de sacar a ese amig@ de tu friendzone para conocerlo mejor. Puede que todo acabe en una grata sorpresa.

Vía: Biut.