Lo Más Reciente

Liberación femenina

Liberación femenina, Kate Beckinsale,  Amy Schumer y Melissa McCarthy

Estas famosas le dicen NO a la tiranía de la perfección física y celebran su belleza única. 



En el 2001, Michael Bay, el director de Pearl Harbor, no estaba satisfecho con la estrella femenina de su filme. ¿El problema, de acuerdo con Kate Beckinsale? “Creo que él estaba muy perturbado porque yo no era rubia y mi busto no era más grande que mi cabeza”, dice la británica de 42 años, que sin duda es una mujer guapa bajo cualquier estándar de belleza.

Para echarle aún más sal a la herida, Kate recuerda que los comentarios sobre su apariencia física no se limitaron al set. “Durante la gira de promoción de la película, Michael celebraba mucho a mis coestrellas masculinas Ben Affleck y Josh Harnett, pero de mí decía: ‘Kate no es lo suficientemente atractiva como para entusiasmar al público’. Lo repetía en todos los lugares y ¡fuimos a muchos sitios!”.

Aunque han pasado 15 años desde que se rodó el filme, ella lo recuerda como si fuera el primer día. Lamentablemente, Kate no está sola. Cada día son más las celebridades que revelan su experiencia personal con lo que en Estados Unidos llaman body shaming, o bochorno del cuerpo, que ocurre cuando una persona critica, se burla o hace comentarios negativos de la apariencia física de otra. Como es de esperarse en un medio tan visual como la farándula, y en una cultura que ensalza el cuerpo femenino, la mayoría de las afectadas son mujeres.


BAJO ATAQUE


Entre las famosas que lo han vivido en carne propia se encuentran Amy Schumer, Melissa McCarthy, Jennifer Lawrence, Lady Gaga, Tyra Banks, Jennifer López... y algunas que te sorprenderían, pues aunque la sociedad concuerda con la famosa frase “nunca puedes ser demasiado rico o demasiado flaco”, algunas celebridades han sido atacadas por ser demasiado delgadas, como Emma Stone y Portia de Rossi. Incluso, la tenista Serena Williams fue acusada de tener un cuerpo demasiado musculoso o, de acuerdo con sus críticos, “masculino”.

Pero mientras años atrás las víctimas de body shaming se sentían avergonzadas ante los ataques y trataban desesperadamente de amoldar su apariencia a los estándares requeridos por la sociedad, hoy la reacción de estas mujeres empoderadas es muy diferente.

LAS ESTRELLAS CONTRAATACAN!

Liberación femenina


Muchas celebridades han dicho “¡Basta!” y le declaran una guerra sin cuartel al body shaming a nivel personal y cultural. Cuando Lady Gaga, quien ha padecido de problemas de la alimentación como la bulimia y la anorexia, aumentó casi 12 kilos (25 libras), las burlas y los ataques públicos no se hicieron esperar. ¿Cómo reaccionó ella? La cantante puso en Internet una foto en la que aparecía en ropa interior, con la frase: “Sube una foto tuya que celebre tu triunfo sobre la inseguridad”.

Adele respondió a la crítica del diseñador Karl Lagerfeld, quien la llamó “un poco gorda”, de una forma contundente: “Me siento orgullosa de verme como muchas otras mujeres y nunca he querido parecer una modelo de revista. Mi peso no afecta mi felicidad…”.

Cuando recibió críticas por su cuerpo postembarazo, Kristen Bell se negó a aceptarlas con una actitud pasiva. La estrella de Frozen declaró: “No soy una mujer cuya autoestima depende de la talla de su vestido”.

Kim Kardashian también fue duramente atacada por el “pecado” de aumentar de peso durante su embarazo y no perderlo dos horas después del parto. La respuesta de “Doble K” fue aplanadora: “Lo siento, pero nunca me someteré a sus estándares de belleza”.

Lena Dunham usó su arma más potente: el humor. Cuando la estrella de la teleserie Girls fue criticada por atreverse a usar shorts a pesar de sus muslos gruesos, su respuesta fue: “Acostúmbrense, porque voy a vivir hasta los 100 años y voy a mostrar mis muslos todos los días”.

No importa por qué las critiquen, estas celebridades sienten que son mucho más que su look; por eso están rompiendo todos los moldes e imponiendo su belleza única. Sigue los tips que ellas dan para fulminar el monstruo del body shaming:

RECONOCE EL PROBLEMA Y CÓMO TE ESTÁ AFECTANDO. ¿De qué manera te limita? ¿Cómo te hace sentir? Quizás crees que no mereces una relación romántica hasta que tengas el peso “ideal” o dejas de ir a la playa porque no deseas mostrar tus imperfecciones. Ojo: mantente vigilante, porque muchas de estas creencias operan a nivel inconsciente.

SI DESEAS BAJAR DE PESO (SOBRE TODO POR MOTIVOS DE SALUD), CAMBIAR EL COLOR DE TU PELO O USAR LENTES DE CONTACTO VERDES, HAZLO POR TI, NO PARA TAPAR INSEGURIDADES. A estas debes desenmascararlas y ¡fulminarlas!
ANALIZA DE DÓNDE VIENEN ESOS SENTIMIENTOS TÓXICOS. A veces la raíz del problema es la inseguridad con la que han crecido muchas mujeres. Ellas aprendieron desde niñas que su valor radica en su apariencia física. Quizás nadie se los dijo de forma directa, pero lo absorbieron del bombardeo constante de mensajes que celebran la “perfección” (creada por Photoshop) y se burlan de las llamadas “imperfecciones”. Cada vez que te sientas incómoda con tu apariencia, detente y analiza qué te está diciendo. ¿Reconoces esa voz? Quizás viene de tu pasado, de una mamá que quería (“por tu bien”) que fueras más delgada. O es la de una amiga, un exnovio o un crítico de moda. Perdónala, déjala ir y sustitúyela por tu propia voz, fuerte y positiva: “Yo me amo y me respeto tal como soy”. Repite esta frase todas las veces que sean necesarias.

AMPLÍA TU CONCEPTO DE LA BELLEZA. No existe un solo patrón, pues hay tantas formas de ser bella como hay mujeres. Aunque en nada se parece a Gisele Bündchen, Adele tiene su encanto único, ¿no es cierto? Comienza a admirar los diferentes tipos de belleza, no solo el modelo que rige actualmente en la moda, porque este es fabricado y cambia con el tiempo. Hoy día, Marilyn Monroe, el gran sex symbol de los años 50, sería considerada llenita.

ACÉPTATE INCONDICIONALMENTE. La autoestima no puede depender de la aprobación ajena, pues entonces colocas tu centro de poder fuera de ti. Es por eso que unos kilos de más o de menos pueden lanzar tu autoestima al suelo. Decide ahora mismo que lo importante no es llenar las expectativas ajenas de cómo debes verte físicamente, sino estar satisfecha contigo misma.

DESARROLLA LA BELLEZA INTERIOR. No es un cliché; es el compendio de esas cualidades que no se arrugan, no se ponen grises, no se caen con el peso de la gravedad ni se pierden con el paso de los años: la inteligencia, la creatividad, la compasión, el sentido del humor... Entonces, como una mujer única y poderosa, ¡cultívalas, disfrútalas y compártelas libremente!

Por: G. B. Hernández
Vía: VANIDADES.