Lo Más Reciente

¿Estamos ante la cura permanente de la acidez crónica?

¿Estamos ante la cura permanente de la acidez crónica?

Recientemente, se han realizado algunos estudios científicos que aseguran que una cirugía de bajo riesgo podría solucionar el problema que tienen muchas personas de sufrir de acidez crónica.

¡Te lo contamos todo!

Lo primero es lo primero: ¿qué es la acidez crónica?


El reflujo o acidez crónica ocurre cuando el músculo encontrado en la parte inferior del esófago no se cierra de forma correcta y esto hace que el ácido del estómago se filtre y cause irritación.

A la larga, esto puede ser muy incómodo porque puede desembocar en enfermedades subyacentes graves tales como el cáncer de esófago.

Existen fármacos que son conocidos como inhibidores de la bomba de protones o IBP que reducen la producción de ácido estomacal. Algunos de los más conocidos son el Omeprazol, el Zegrid que contiene además bicarbonato y el Pantoprazol, entre otros. Sin embargo, el uso de estos medicamentos a largo plazo (me refiero a años) se ha relacionado con varios problemas de salud graves como la demencia.

Ahora sí, ¿en qué consiste el estudio?


Según un estudio publicado por British Journal of Surgery el 21 de marzo del 2016, realizar una funduplicatura laparoscópica en pacientes con reflujo disminuye los síntomas y las molestias casi en un 100%.

Ahora bien, el autor de dicho análisis, el Doctor John Maret-Uda advierte: "Uno de los principales argumentos en contra de la cirugía es el riesgo de mortalidad".

Sin embargo, los mismos resultados avalan la seguridad que brinda dicha intervención quirúrgica, pues el profesional asegura:

Este estudio identificó un solo paciente muerto asociado con esta cirugía entre casi 9.000 que se sometieron a ella durante el período que se extendió el estudio, desde 1997 a 2013.

¿Cuál es el efecto de la cirugía?


El Doctor John Maret-Uda nos explica:

La cirugía crea una barrera y evita que el reflujo llegue el esófago. Por su parte, los inhibidores de la bomba de protones suavizan la acidez del contenido gástrico, pero no reducen el reflujo en sí mismo.

Esta es una excelente noticia para todas aquellas personas que sufren a diario de reflujo y acidez, ¡enhorabuena!

Por: Marcela Antonacci.
Vía: iMUJER.