Lo Más Reciente

¿Por qué los bebés no pueden dormir boca abajo?

¿Por qué los bebés no pueden dormir boca abajo?

A la hora de que el bebé duerma, debemos vigilar la posición en la que lo colocamos. A lo largo del tiempo se ha estudiado cuáles son las posiciones más convenientes y menos riesgosas según la edad del bebé.

Cuando fui mamá por primera vez, recuerdo que la enfermera de pediatría me dijo: “Siempre acuéstalo boca abajo, porque en caso de que vomite, no se ahogue”. Así lo hice con mis dos primeros hijos. Sin embargo, al tener a mi tercer hijo 14 años después, los consejos variaron sustancialmente.

Este es el motivo


La primera investigación realizada sobre el tema tuvo lugar en Nueva Zelanda y al día de hoy, la recomendación es que los bebés -hasta que cumplan el año de edad- deben dormir boca arriba (sobre su espalda) para evitar el riesgo del síndrome de muerte súbita. Esta recomendación tiene un punto álgido de riesgo que va desde el primer al cuarto mes de edad del bebé.

Por lo general, cuando el bebé es capaz de darse vuelta sin ayuda y acomodarse solo, el riesgo de muerte súbita se ve minimizado considerablemente, pero aun así es mejor acostarlo sobre su espalda y que sea él quién luego se gire, si así lo desea.

Las estadísticas indican que uno de cada mil bebés muere por el síndrome de muerte súbita, y la mayoría de los casos se presenta antes de que cumplan los seis meses de edad.

Las teorías que aconsejan que el bebé duerma boca arriba, también están relacionadas con el temor de que, al dormir boca abajo, el bebé podría respirar de forma deficiente a causa de las sábanas, lo que a su vez podría ser un gran riesgo de asfixia.

Consejos para la seguridad de tu bebé al dormir


Al momento de acostar a tu bebé para que descanse, ten presente estos consejos:

  • Nunca acostar a tu bebé con peluches en la cuna o la cama.
  • Siempre debe dormir sobre un colchón firme, nunca en cama de agua o colchón blando que tienda a hundirse.
  • Nunca poner ropa de cama abundante o larga que pueda envolver o cubrir al bebé.
  • Es mejor y más seguro que el bebé duerma sin almohada.

No se trata de infundirte miedo, sino de prevenirte. Algunas cosas pueden parecer obvias pero, en el momento de ser madres, puede que el cansancio o la falta de sueño nos jueguen una mala pasada y no pongamos atención en el modo que acostamos a domir a nuestro bebé.

Vía: iMUJER.