Lo Más Reciente

¿Separarse antes de asumir más compromisos?

¿Separarse antes de asumir más compromisos?

Si tienes una relación estable y con planes a futuro, pero hay algo que no te hace `clic´, es momento de replantear las cosas. 

Uno ya ha hablado con su pareja sobre cuántos hijos quisiera tener y también sobre cuáles serían los nombres favoritos. Ambos han comentado cuál sería un lugar bonito para celebrar la boda, y, de pronto, uno de los dos dice "basta, hasta aquí llegamos". Se acabó la relación. ¿Y ahora qué?

Muchas veces sucede que una pareja se conoce, convive, va descubriendo mundos, logra establecerse en el vínculo y en el trabajo y entonces, como acto natural, piensa en el próximo paso, incluso aunque ya no sienta el fuego que sintió en las primeras épocas. La boda, los niños, la casa. ¿Qué pasa si en esa situación uno de los dos de pronto decide no seguir adelante?

Desde ya, tomar la decisión de terminar con una pareja que en realidad ha funcionado a la perfección durante años, no es nada sencillo. Pero, al mismo tiempo, es cierto que, a largo plazo, tampoco funcionará quedarse junto a alguien sólo por comodidad o porque la normalidad marcha sobre rieles.

En esos casos, es mejor poner el freno a tiempo en lugar de dejar pasar los años y luego ver que, en retrospectiva, fueron nada menos que dos décadas de convivencia pasiva.

Cuando el vínculo está muy establecido en el día a día, pueden ser fuertes las dudas: ¿Me separo o no? Para despejarlas es de gran ayuda decidir una separación temporaria. No es una situación que siempre derive en la separación. También hay quienes durante ese tiempo se percatan de que no podrían vivir sin el otro.

Para la parte de la pareja que no dudaba y que estaba segura de que lo más maravilloso sería seguir adelante en el plan de vida con el otro, la separación es un golpe durísimo, que da de lleno en la autopercepción y en la valoración que uno tiene de sí mismo, ya que de pronto se siente rechazado y, además, pierde toda la estructura de vida que había anhelado y planeado.

De repente se produce una caída del sistema. Error. Los próximos pasos serán imposibles. ¿Cómo seguir?

Lo principal es saber que en esa etapa todos deben poder transitar una fase de duelo, permitirse no pensar ni hacer nada. Y es bueno recordar que la vida no siempre avanza tal como uno la había planeado. Sólo quienes tengan presente y acepten esta gran verdad podrán remontar vuelo.

Los terapeutas consultados recomiendan no lanzarse en busca de una nueva persona con la que uno pueda cumplir directamente todo lo que tenía planeado. Porque si bien la boda y los niños hubiesen sido el próximo deseo a cumplir, no son pasos que se puedan dar con cualquier persona. Por lo general, saltar y sumergirse de inmediato en una nueva relación para lograr todos los objetivos suele fallar.

La parte afectada por una separación hará bien en tomar parte activa del proceso e intentar ver qué elementos positivos puede obtener de esa experiencia. Puede ser una oportunidad para pensar bien qué se quiere en el futuro y qué no. Es una chance para formatear el disco rígido, resetear el programa y darle un nuevo rumbo a la vida.

Eso sí: los especialistas en pareja advierten que no es bueno buscar a alguien bajo la premisa de ser cien por cien feliz. Quienes buscan pareja con ese único objetivo, suelen resultar poco atractivos, comenta el experto en vínculos Dominik Borde. La pareja nueva, si siente esa presión, sale despavorida, asegura.

Borde también observa que suele ser poco productivo mantener contacto con la ex pareja, ya que en cada encuentro o llamado que se produce vuelve a encenderse la chispa de la esperanza de que la relación podría volver a funcionar.

Si alguien quiere sentir pasión en una nueva relación, debe cortar con la anterior. Y habiendo más de 7 mil millones de personas en el mundo, las chances de volver a enamorarse no son bajas.

Vía: VANIDADES.