Lo Más Reciente

Ellos las prefieren… ¿menos exitosas?

Lucha de poder hombre y mujer

Seguramente recuerdas el episodio de Sex and the City en el que Miranda Hobbes (Cynthia Nixon), una exitosa abogada acostumbrada a usar su afilado intelecto para aplanar a sus oponentes en la corte, le hizo creer a un hombre que era aeromoza para que él la invitara a cenar. Cuando sus amigas le preguntaron por qué lo hizo, la respuesta de Mi - randa las dejó paralizadas: “Porque cuando digo que soy abogada, ningún hombre me invita a salir, pero cuando digo que soy aeromoza, enseguida consigo una cita para ir a cenar”. Moraleja: cuando Miranda “apagó” sus luces y escondió sus logros profesionales, recibió la recompensa que ansiaba, que era la atención masculina.

Aunque te resulte difícil de creer, en pleno siglo XXI tres estudios recientes acaban de validar su teoría. Estos fueron llevados a cabo por los investigadores de la Universidad de Buffalo, Nueva York; la Universidad Luterana de California y la Universidad de Texas, en Austin. El resultado reveló que aunque a los hombres les atrae la idea de estar con una mujer más inteligente que ellos… de la idea a la práctica hay un gran trecho.

DINOSAURIOS MODERNOS


Si esto te sorprende, te tenemos otra sorpresa: los hombres que participaron en los estudios no son machistas del siglo pasado, sino universitarios modernos que, al menos de palabra, apoyan la igualdad del hombre y la mujer.

El estudio se dividió en dos partes. En la primera se les pidió a los participantes que expresaran la clase de mujer que preferían tener de pareja romántica: una más inteligente que ellos u otra menos dotada intelectualmente. La mayoría de los hombres (un 86 por ciento) no mostró complejo alguno y seleccionó a la que los superaba en inteligencia. Qué bien por ellos, ¿no es cierto? Pero no celebres sus respuestas todavía.

Y es que la segunda parte del estudio mostró algo muy diferente. Cuando estos mismos hombres se enfrentaron a mujeres de la vida real que, de acuerdo con lo que les dijeron los investigadores, los superaron en pruebas de inteligencia, su interés romántico se desinfló como un globo después de un alfilerazo. Entonces las describieron como “menos atractivas” y, en general, mostraron menos interés en intercambiar información personal o en planificar una cita para salir con ellas.

Aunque los autores de esos estudios opinan que es necesario continuar con las investigaciones para confirmar esas conclusiones, creen que “el motivo por el que estos hombres hallaron menos atractivas a las mujeres más inteligentes que ellos es porque se sintieron ‘disminuidos’ en su masculinidad”. Eso significa que al lado de una mujer más inteligente, ellos se sienten menos hombres.

Por supuesto, estos resultados no significan que todos o incluso la mayoría de los hombres se ven amenazados por las mujeres inteligentes. Lo que sí revela es que aquellos que rechazan a las mujeres inteligentes en la vida real, podrían estar protegiendo su frágil ego masculino.

Esto es algo que siempre ha sido vox populi, pero que ahora lo confirman los estudios. Y aunque los resultados pueden ser desalentadores, pues nos gustaría pensar que el machismo quedó en el pasado, entender que el problema no es tuyo, sino de los inseguros, te libera para ser tú misma. Ahora no ocultas tus logros, pues sabes que quien se sienta intimidado por tu éxito o por tu inteligencia, definitivamente no es el hombre para ti. Como lo descubrió Diana, una empresaria de 42 años:

“Fernando y yo teníamos una excelente relación. El me apoyaba en mi negocio y yo lo alentaba para que tomara riesgos y le fuera cada vez mejor. Me alegraba cada vez que él me contaba sus logros y yo creía que él estaba apostando por mí de la misma manera. Pero descubrí que su apoyo duró solo mientras él sintió que yo no lo superaba”, cuenta con tristeza.

Gracias a la dedicación y a la habilidad de Diana para los negocios, la pequeña boutique que fundó con tanto sacrificio y que tantas veces estuvo a punto de quebrar, con el tiempo se convirtió en una cadena nacional de boutiques de marca.

“A partir de ese momento todo cambió. Quiero aclarar que la calidad de mi relación con Fernando siguió siendo la misma. Jamás dejé de apoyarlo en su carrera ni hice alarde de mis logros. Además, en vez de estar más ocupada que antes, tenía más tiempo para dedicárselo, pues podía delegar en mis asistentes. Pero Fernando siempre estaba de mal humor, cada vez estaba más distante y actuaba como si mi triunfo fuera lo que nos estaba distanciando. Al final, me desencanté de estar al lado de un hombre que me hacía sentir mal por haber triunfado. Su frágil ego ganó y terminé nuestra relación”.

Pero vale aclarar que el frágil ego masculino no es el único “malo de la película”. También existe otro pequeño detalle llamado “conveniencia”. Otro estudio realizado en Gran Bretaña en el 2015 descubrió que algunos hombres de éxito prefieren a las mujeres menos exitosas que ellos, pero no por los motivos que imaginas. No es que las prefieren menos inteligentes que ellos, sino que desean una compañera que les dé prioridad a sus intereses y, hablando metafóricamente, esté dispuesta a tomar el asiento del pasajero en el auto, mientras él lleva el volante. Por supuesto, si esta es la clase de relación que prefieres, nada tiene de malo, siempre que sea tu elección.

¿QUE SIGNIFICA ESTO PARA TI?


El poder de toda esta información es que te permite reflexionar sobre lo que estás buscando en una pareja y ser más selectiva a la hora de cultivar una relación con un hombre. Ahora, apenas lo conoces, puedes estar atenta a las “banderas rojas” que podrían ser señales de peligro o que te avisan que procedas con cautela. Observa y toma nota:

  • Cuando están solos o en grupo: ¿disminuye todos tus éxitos…, pero siempre saca a relucir los suyos?
  • ¿A veces sientes como si tu pareja y tú estuvieran en competencia?
  • ¿Se atribuye el éxito de otros?
  • ¿Sufre cuando pierde, aunque se trate de un juego o de una competencia amistosa, sobre todo si la ganadora eres tú u otra mujer?
  • ¿Cree que su trabajo es más importante que el tuyo y, por lo mismo, si uno de los dos tiene que sacrificarlo, debes ser tú?
  • ¿A menudo hace comentarios ofensivos cuando habla sobre las mujeres de éxito?

Las respuestas a estas preguntas pueden ayudarte a decidir si él es el hombre para ti o si deseas enfocar tus energías en un compañero que te apoye y te respete como mereces.

Vía: VANIDADES.