Lo Más Reciente

5 Cosas que debes saber si eres una 'single lady'

http://img-s-msn-com.akamaized.net/tenant/amp/entityid/BBouMuH.img

Una chica cuenta qué se siente ser esa joven sin novio en un mar de parejas.

Cuando me pidieron que escribiera un artículo sobre la vida de una soltera, pensé, ¡pfff! ¡Fáaacil! Porque hasta hace dos meses estuve soltera por nueve años. Sí, no es broma, hago esto tan bien como Olivia Palermo se viste: a la perfección.

Pero cuando me senté a redactar la historia, quedé congelada. Es lo más difícil que he hecho; me sentía como en una montaña rusa emocional y me quedaba atorada. Porque, como cualquier mujer sin galán lo sabe, hay momentos en los que apesta no tener novio. Recuerdo la fiesta de Año Nuevo del 2013, por ejemplo, cuando el reloj llegó a las 12 y todos se besaron con su pareja. ¿Y yo? Terminé diciendo salud al perro.

Pero estoy acostumbrada a esos momentos, así como a no tener a alguien especial para los días festivos y que me acomoden al lado del chico gay en una cena. Y también sé lo que es acabar con el ego por los suelos cuando le cuento a mis amigas sobre el chico que recién conocí, solamente para decirles dos semanas después que nunca reapareció.

DISFRUTA LA SOLTERÍA


Sé lo que se siente recibir esa plática motivacional de quienes te rodean. Y sé que lo hacen con buena intención, pero después de un tiempo se vuelven bastante molestas. Como cuando te dicen: “¿Por qué no tienes novio? ¡Eres fabulosa!”. Si supiera la respuesta, no estaría soltera. O mi favorita: “No te preocupes, llegará cuando menos lo esperes”. Aunque no creo que suceda un domingo en pijama, viendo videos en YouTube con mi mascarilla puesta.

Confieso que esas rutinas eran mi parte predilecta. Y las extraño, porque si lo piensas tenemos poco tiempo para esa etapa. Son como seis años antes de que encuentres a tu Mr. Right.

ENFÓCATE EN TI


La soltería es la etapa perfecta de tu vida para ser egoísta. Por lo menos lo fui y tú también deberías. Gastaba mi dinero en lo quería (la mayoría, zapatos). Veía por horas The Real Housewives of Beverly Hills. Pasaba la Navidad con mi familia sin preocuparme por impresionar a mis potenciales suegros. Me la vivía en antros hasta las 3 am. Tuve excelentes one night stands. Viajé a Europa, mi prioridad era mi carrera y crecí muchísimo. Y cada vez que mis amigas se quejaban de sus parejas, me felicitaba por no tener que soportar todos esos dramas.

LLÉVATELA LEVE


Pero ahí es donde se encuentra la mayor trampa. Es fantástico ser soltera hasta el momento en el que decides que ya no quieres.

Nuestra sociedad marca que todos deben tener una relación amorosa, pero por ningún motivo nadie debe saber o darse cuenta de que la estás buscando, al menos si eres mujer. Cuando un chico hace lo mismo, es considerado como dulce. Pero como mujer, te hace ver desesperada. Es mi caso. Me encontraba en Tinder cuando era tan nuevo que, tras cinco saltos, aparecía la notificación de: “Lo sentimos. Ya no hay más chicos disponibles”. Tenía una cita nueva cada semana, incluyendo una vez que salí con uno con antecedentes criminales.

NO TE SIENTAS MAL


Pensarías que para ese entonces ya me había rendido; sin embargo, la canción de Beyoncé, “Single Ladies”, me revivió. Se convirtió en un himno y no únicamente para mí, sino para todas las chicas solteras de este planeta. Sin duda, le doy todo el crédito a Beyoncé por ayudarme a dejar de sentirme avergonzada respecto de ser la única chica soltera, y empecé a gozar esa etapa.

Claro, hubo momentos duros, pero después me di cuenta de que estar sola no significaba que tuviera una maldición, ni tampoco era una señal de que no podía ser feliz. Jamás dejé de creer en el amor. Era lo que me mantenía viva cuando me sentía derrotada, caminando de regreso del bar, sola a las 3 am, con unos tragos encima, y sólo pensaba: “¿Por qué nadie quiere estar conmigo? ¿Qué estoy haciendo mal?”.

EL MOMENTO OPORTUNO


Finalmente, conocí a alguien, y no fue “cuando menos lo esperaba”,

ya que fue por Tinder. Y somos oficialmente una pareja. Sí, después de nueve años, ya estoy en una relación seria. Y aunque mi novio y yo estamos perdidamente enamorados, también me siento afortunada de no haberlo conocido antes. Sí, me hace feliz, pero es una felicidad diferente. Por nada o nadie cambiaría esos años de soltería. Y tú tampoco deberías hacerlo.

Vía: MSN.