Lo Más Reciente

La belleza frente a la ciencia

Miranda Kerr y Blake Lively

“La belleza es poder”. Estas famosas palabras de la empresaria de cosméticos Helena Rubinstein expresan una gran verdad. La ciencia ha comprobado que la belleza tiene un efecto poderoso en los seres humanos. Es más, de acuerdo con los estudios, ¡hasta los bebés responden mejor a un rostro hermoso! Pero si crees que ya se ha escrito todo sobre el tema, te invitamos a conocer los nuevos descubrimientos sobre el papel que desempeña la estética en el cerebro. Aquí tienes las sorprendentes revelaciones.

UNA CUESTIÓN DE GÉNERO


Cuando un hombre y una mujer observan algo que ambos consideran hermoso, cada uno lo procesa desde una perspectiva muy diferente. De acuerdo con un estudio reportado en el boletín Proceedings of the National Academy of Science (Actas de la Academia Nacional de Ciencias), los hombres procesan la belleza con el lado derecho del cerebro, mientras que las mujeres lo utilizan todo (¡gran sorpresa!).

Pero aunque se sabe que existen diferencias en la actividad cerebral de las mujeres y de los hombres, los investigadores hasta ahora no entienden del todo por qué se da ese tipo de proceder distinto en el caso de la apreciación de la belleza.

El misterio se aclara…, pero solo un poco. De acuerdo con Camilo J. Cela Conde, de la Universidad de Baleares en Palma de Mallorca, España, la respuesta podría ser que las mujeres vinculan el objeto visual con el lenguaje, mientras que los hombres se concentran en los aspectos espaciales del objeto.

“Las diferencias que hemos encontrado podrían relacionarse con los diferentes roles sociales que, hipotéticamente, los hombres y las mujeres tuvieron durante la evolución humana”, explica. O sea, que los hombres, en su papel de cazadores, se enfocaban en el aspecto espacial, mientras que las mujeres, que se encargaban de la cría y el hogar, se concentraban en la comunicación, o sea, en el lenguaje. A pesar de esto, Cela Conde señala que hasta el momento no se ha identificado de qué manera afecta esto el concepto de la belleza en cada sexo.

Pero aunque la ciencia aún no tiene la respuesta definitiva, sin duda es interesante comparar los resultados de un estudio realizado en Gran Bretaña por escentual.com. Y es que este reveló que los hombres y las mujeres tienen preferencias muy diferentes, por no decir opuestas, cuando se trata de la belleza femenina.

¿Por ejemplo? Ellos prefieren el pelo rubio, los labios carnosos y los pómulos definidos, lo mismo que una nariz pequeña y unas cejas delgadas. Ese rostro perfecto tiene la melena rubia de Shakira, la nariz delicada de Miranda Kerr, la frente de Jennifer Aniston, las cejas de la duquesa Kate de Cambridge y los pómulos y los labios carnosos de Angelina Jolie.

Por el contrario, para las mujeres el epítome de la belleza es el pelo negro, la nariz y la frente bien definidas, las cejas espesas y una estructura ósea más delicada. Su rostro perfecto tiene la melena negra de Freida Pinto, los pómulos refinados de Keira Knightley, las cejas tupidas de Cara Delevingne, la nariz fuerte de Blake Lively y los labios sensuales de Scarlett Johansson.

La belleza frente a la ciencia


UNA “DROGA” LLAMADA BELLEZA


Ya quedó establecido que el ser humano se siente atraído por los rostros hermosos. Y si te preguntas por qué, la respuesta va a sorprenderte: un estudio halló que la belleza estimula la misma región del cerebro que la morfina.

Olga Chelnokova y sus colegas en la universidad de Oslo, en Noruega, reclutaron a 30 hombres saludables para su estudio. Los investigadores les dieron a algunos una dosis controlada de morfina, que activa los receptores en el sistema opioide del cerebro, mientras que a los otros les dieron un supresor de opiáceos.

Los participantes que recibieron morfina calificaron más alto los rostros más objetivamente atractivos; en otras palabras, les gustaron más las caras hermosas. Por el contrario, los hombres que tomaron el supresor de opiáceos mostraron menos interés y apreciación por la belleza.

¿La conclusión del estudio publicado en el boletín Molecular Psychiatry? El sistema opioide podría ayudar a los humanos a elegir el compañero al producir sentimientos gratificantes cuando ve un rostro atractivo, mientras que hace menos deseable al candidato menos hermoso.

Esto provoca la pregunta del millón: si la belleza física es superficial y cambiante, ¿por qué queremos atraer a personas hermosas a nuestras vidas no solo como parejas sexuales, sino también como amigos y compañeros de trabajo?

“Desde un punto de vista evolutivo, esa evaluación es muy interesante porque la belleza indica salud, fuerza, etc.”, dice Knut Kampe, investigador del Instituto de Neurociencia Cognitiva del University College de Londres, Inglaterra. “Los seres humanos, como los monos, viven en una sociedad compleja. Es muy importante saber rápidamente con quiénes les conviene unirse. Desde ese punto de vista, tiene sentido vincularse con la gente atractiva, independientemente de su sexo”. O sea, que al parecer, la preferencia por los rostros y los cuerpos hermosos está codif icada en el ADN humano.

LAS BUENAS NOTICIAS


Sin embargo, el concepto de belleza no es algo estático, sino evolutivo, y por lo mismo ha ido cambiando con los años. En un estudio realizado por Kampe, los investigadores hallaron que las mismas personas que calificaron los rostros hermosos también buscaron en esas caras otras cualidades como la alegría, la simpatía, la amabilidad y la actitud maternal. Los resultados del estudio demostraron que hoy día el concepto de la belleza no se limita al aspecto físico.

“El atractivo se refiere a algo más que la belleza de un rostro”, dijo Kampe. La belleza interior, que se refleja en la expresión de una mirada o en lo tierno de una sonrisa, brilla con luz propia.

Por: G.B. Hernández.
Vía: iMUJER: