Lo Más Reciente

Aprende a reconocer a un buen amigo

http://www.nuevamujer.com/mujeres/site/artic/20151214/imag/foto_0000000320151214212531.jpg

La amistad es parte fundamental en la vida de todo ser humano. Es aquella conexión íntima que creamos con otra persona, con quien se comparten las experiencias que día a día se nos presentan. Bruce Springsteen decía que la amistad nos impide resbalar en el abismo; en este sentido es la fuerza del cariño la que nos salva de caer en la soledad y de poder compartir nuestra existencia. Durante nuestra vida conocemos a un sinfín de personas; algunas se convierten en personajes significativos que comparten junto con nosotros nuestro vivir, al igual que nosotros comenzamos a participar y a acompañarlos en sus vidas. Son estas las relaciones que marcan nuestro interior, dejando huella en lo que fuimos, somos y seremos.

Mientras uno va creciendo va pasando por diferentes etapas de desarrollo y cada una de estas representa un desafío tanto en el pensar, como en el ser. Somos personas cambiantes y, por momentos, nuestras amistades también van cambiando; hay algunas que se mantienen desde la infancia, otras que nos acompañan durante un lapso de tiempo y otras que, por factores externos, tienden a alejarse. Pero una verdadera amistad es aquella que guarda un espacio en nuestra memoria, el recuerdo de alguien que estuvo con nosotros en determinado tiempo y espacio; alguien que nos entendió cuando nosotros aún estábamos descifrándonos.

Con base a lo anterior, comenzamos a definir el significado de una amistad real, aunque existan factores que puedan hacer que esta termine, no hay que olvidar que una amistad no se basa en la duración, sino en su esencia y claridad. Una amistad puede haber durado un lapso de tiempo corto, pero puede durar una eternidad en nosotros. Esto es resultado de una amistad real y auténtica, en donde el otro comprende los sentimientos de uno y viceversa, y, sobretodo, tiene la capacidad para lograr ver todas las cualidades, no sólo las partes que pueden tener una funcionalidad para él; en otras palabras, es aquel que está presente en las buenasy en las malas..

La amistad comprende varios aspectos, no se basa solo en las necesidades y la búsqueda de la satisfacción, sino en el momento interno (de vida) por el cual atravesamos las personas. Hay que pensar bien en la amistad que se crea y poner suma atención en la conexión que se tiene con esta relación, comprendiendo tanto las virtudes como los defectos de la otra persona, conociendo así diferentes facetas de ella. De esta manera, cuando uno se encuentra en un momento complicado, el otro logrará entender aquello que está sucediendo y lo aceptará, sin dañar al otro.

La relación amistosa involucra a dos personas, por lo tanto se debe de estar consciente que al tener un amigo se crea un vínculo. Este vínculo es la conexión interna que se construye con el otro a base de la sinceridad, la cual abre las puertas a nuestro interior. En la amistad las vidas de cada uno se comienzan a entrelazar.

La importancia de una amistad recae en poder vivir la vida con alguien que entienda aquello por lo que pasamos y aquello que sentimos. Es difícil poder dar una serie de requisitos para lograr un amigo pero es importante saber que un amigo es aquel que deja huella, aquel que logra que la relación perdure más allá de la simple presencia física, en otras palabras, un amigo es aquel que te acompaña, aún cuando no está presente.

*Eduardo Distel es psicólogo e integrante de la clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM).

Vía: Nueva Mujer.