Lo Más Reciente

7 razones para no volver a morderte las uñas

Morderse las uñas

A pesar de saber que éste es un hábito que daña la salud, para muchos es extremadamente difícil dejarlo. Esperamos ayudarte a parar de morder tus uñas con éstos desoncertantes hechos:

1. Hay todo tipo de gérmenes bajo tus uñas

Las puntas de tus dedos son nidos de suciedad y albergan varios tipos de bacteria, hongos y, en ocasiones, incluso levadura. Un germen particularmente prevalente que se encuentra bajo nuestras uñas es el Staphlococcus aureus, que puede causar muchas infecciones extrañas en la piel, como forúnculos y abscesos. ¿Seguro que deseas un forúnculo oral?

2. Cuando chupas y masticas tus uñas se convierten en un paraíso bacteriano


En 2007, científicos analizaron si morderte las uñas tenía un efecto real en la transportación de bacterias a tu boca. Analizaron la saliva de 59 participantes para buscar bacterias que causan diarrea y vómito, como la Escherichia coli y otras del estilo. El 72% de los mordedores de uñas dio positivo, a comparación del 26 porciento de quienes no tenían ese hábito. Así que si no deseas pasar tus días en el retrete, deberías considerar sacar tus dedos de tu boca.

3. Daños a tu dentadura


¿Piensas que un poco de mordisqueo en realidad no puede dañar tu bella sonrisa? Reconsidéralo, en casos extremos, este hábito ha resultado en fracturas dentales, pérdidas de dientes e, incluso, dislocación de la mandíbula.

4. Malas encías


Masticar las puntas de tus uñas puede causar trauma accidental en tus encías. Un caso de estudio particularmente desconcertante menciona a un niño que sufría de gingivitis (inflamación en la encías) debajo de uno de sus dientes años después de que se lesionara mordiéndose las uñas. Al final, la doctora Carlene B. Krejci descubrió que el joven tenía seis fragmentos de uñas atorados debajo de sus dientes.

5. Puede provocar mal aliento


Un reporte demostró que quienes se muerden las uñas son propensos a tener halitosis (mal aliento). Hay muchas bacterias en tu boca, de las cuales la mayoría pertenece ahí, pero meter tus dedos a tu boca de forma constate introduce cientos de nuevos gérmenes que pueden producirte un desagradable aliento.

6. Incluso puede derivar en ETS orales


Resulta que este mal hábito incluso puede contagiarte de herpes. Aunque es muy raro, en ocasiones se ha reportado el contagio de enfermedades de transmisión sexual que terminan en lesiones orales – como ámpulas en los labios – debido a la transferencia de bacterias de la mano a la boca.

7. Las uñas pueden no volver a crecer


Morderse las uñas de forma crónica puede dañar el lecho ungueal, que al ser expuesto resulta en el acortamiento irreversibles de las uñas. Es decir, morderte demasiado abajo en el cuerpo de las uñas significa que ninguna uña podrá adherirse en el futuro, por lo que las uñas permanecerán como una especie de muñón para siempre.


Vía: VANIDADES.