Lo Más Reciente

Las cosas que ellas encuentran atractivas en los hombres

Las cosas que ellas encuentran atractivas en los hombres

En el encantador universo de la seducción, nos desvivimos por saber los cómos. Si las recetas del amor fueran homogéneas, todos cocinaríamos los mismos platos. Pero así en asuntos del corazón como en los de la cocina hay algunas cuestiones básicas que hacen que todo sea más rico.

Te contamos algunas de las cosas que a la mayoría de nosotras nos gustan de ellos.


Que sean auténticos: que no finjan un personaje, que simplemente sean… como son. Las personas que no aparentan son las que a mayoría nos llegan al corazón. Las construcciones ficticias no tienen sustento en el tiempo así que, ¿qué mejor que un hombre que nos hable desde el alma?

Que sean positivos: que tengan una actitud optimista y traten de enfocar la vida con una lente positiva no quiere decir que sean negadores o no vean la realidad. Por el contrario, que impriman ganas de salir adelante a las dificultades, pese a los peros. Al fin de cuentas, somos lo que hacemos con aquello que nos ocurre.

Que nos escuchen: algo que parece tan simple y a la vez puede ser tan complicado de conseguir. Está en nuestra naturaleza hablar hasta por los codos y querer compartir todo lo que nos ocurre, tanto en la realidad como en la imaginación. Es por ello que los caballeros que nos escuchan, nos enamoran. No aplica a aquellos que fingen escuchar con el afán de seducir. Los buenos interlocutores empatizan, nutren e intercambian.

Que brillen: no hace falta que sean famosos ni que tengan mucho dinero; no hay que confundir brillo con poder. La luz sale del alma cuando una persona está feliz con su vida, cuando está en armonía consigo, cuando hace lo que le gusta. Quienes iluminan de esta forma son campeones de seducción.

El humor: nada supera al humor inteligente. Ni sarcasmo ni chiste fácil, sino una mirada amplia de la vida que permite imprimir gracia hasta a los detalles más cotidianos. No existen hombres feos, sólo hombres sin humor (o con mal carácter).

Que sepan dónde nos gusta: la manera en que alguien hace el amor habla de su ser. Nos encanta que sean generosos en la cama, que no se procuren el placer sólo para sí sino que nos hagan gozar y estén atento a aquellas cuestiones y zonas que son erógenas para nosotras.

Que tengan iniciativa: ninguna mujer, por muy bien plantada que esté desea convertirse en la madre de un hombre ni estar instándolo todo el tiempo a actuar. Nos encanta que generen, propongan y hagan, aunque se equivoquen. Siempre es preferible una persona de acción a alguien que no ejecuta por temor.

Que sean caballeros: la cortesía jamás pasa de moda. Nos rendimos ante quienes está en los detalles. Nos encanta que presten atención a lo que es significativo para nosotras, desde una reunión laboral que nos preocupa, hasta los aniversarios de la pareja. Ni hablar de gestos como abrirnos la puerta o corrernos la silla.

Que estén presentes: esto no significa que estén todo el día a nuestro lado, sino que sepamos que contamos con ellos. Que si hay algo urgente, van a estar, que van a atender el teléfono cuando suena aunque sea para decir “te llamo luego, estoy reunido”. Y llamen luego.

Vía: Terra.