Lo Más Reciente

¿El sexismo puede existir dentro de una pareja?

¿El sexismo puede existir dentro de una pareja?

El sexismo es una forma de discriminación basada en el género, ya sea que se trate del hombre hacia la mujer o viceversa. Esto puede verse en la vida diaria pero también es posible observarlo en la calle, en el trabajo y, lamentablemente, en el hogar, específicamente dentro de la pareja. Si quieres saber más, no dejes de leer lo que sigue.

¿Cuáles son las causas del sexismo?


La principal causa del sexismo en la pareja es cultural, pues las diferencias entre los hombres y las mujeres son impuestas por nuestros padres desde que nacemos hasta que somos capaces de valernos por nuestros propios medios. Se trata de discriminación y de la creencia que hay un sexo superior al otro, lo cual puede llegar a ser enfermizo pues no solo abarcará a los miembros de la pareja sino que además incluirá a los hijos.

Algunos ejemplos de sexismo


Existen cientos de ejemplos de lo que causa el sexismo en la pareja. Una muestra cabal es cuando, por ejemplo, las mujeres pretenden que el único proveedor sea el hombre mientras ellas se quedan en la casa cuidando a los hijos. Lo mismo ocurre en el caso contrario, cuando los hombres se auto proclaman los principales proveedores del sustento y creen que la mujer solo tiene su lugar en la cocina.

Un sexista puede creer que las mujeres no son adecuadas para estar en la milicia o que los hombres no pueden cuidar y criar a sus hijos al mismo tiempo que realizan las tareas del hogar.

El sexismo domina la vida diaria colándose, inclusive, en la intimidad del dormitorio, pues muchas veces tanto los hombres como las mujeres buscan satisfacer sus deseos sexuales sin importarle en lo más mínimo lo que piense su compañero/a. Se podría pensar que esta práctica ya tiende a ser considerada como de la Edad Media, pero es más común de lo que parece, pues día a día cientos de personas se someten de buen grado a los deseos de sus parejas sin importarles si salen heridos o no.

El sexismo se vive de a dos, pues no hay solo un culpable de que tal práctica se lleve a cabo, ya que tiene que haber consentimiento de ambos. Esto significa que no solo la persona que discrimina tiene la culpa sino que quien se deja pisotear y ser discriminado también.

En conclusión, el sexismo en la pareja existe desde siempre. Es importante que, quienes sean víctimas de esto, se den cuenta que no es un comportamiento normal y que traten por todos los medios de salir de esa situación.

Vía: iMUJER.