Lo Más Reciente

La Colina del León en Waterloo

La Colina del León en Waterloo

Las huellas de la histórica batalla de Waterloo, que tuvo lugar el 18 de junio de 1815, siguen visibles a unos 15 km al sur de Bruselas. La última y definitiva derrota de Napoleón fue en su día la batalla más sangrienta de la historia, con 65.000 víctimas entre muertos y heridos.

Como recuerdo de aquel suceso histórico, en medio de una inmensa llanura verde, se eleva la llamada Colina del León, un montículo de 43 metros de altura coronado por una enorme estatua de un león de hierro fundido que mide alrededor de 4,5 m en longitud. Esta colina fue construida por orden del rey Guillermo I de Holanda en el lugar donde su hijo, y el futuro rey de los Países Bajos, resultó herido de bala en el hombro durante la lucha.

La construcción de la colosal monumento comenzó en 1822 y no terminó hasta 1825. Se dice que cuando el duque de Wellington visitó el campo de batalla en 1827 se indignó y exclamó: “¡han cambiado mi campo de batalla!”.


La Colina del León en Waterloo

Hoy una larga fila de escalones lleva a los visitantes a la cima de la loma desde donde se puede obtener una vista imponente del antiguo campo de batalla. La estatua del león está inspirada en los leones que simbolizaban del poder de los Medici en Florencia. El león de Waterloo apoya su pata delantera derecha sobre una esfera, lo que significa “victoria global”.

Junto a la Colina del León hay un edificio circular que alberga una gran pintura panorámica de la batalla de Waterloo dibujada por el artista francés Louis Dumoulin. Este edificio es muy posterior a la batalla ya que fue levantado en el año 1911. aunque sumamente interesante.

Vía: Dónde Viajar.