Lo Más Reciente

Estas son las razones por las que tu dieta sigue fracasando

Estas son las razones por las que tu dieta sigue fracasando

Cuando empezamos a hacer dietas para bajar de peso probamos por unos días y el resultado es excelente, pero cuando pasa un tiempo y estamos por llegar al peso ideal es imposible alcanzarlo o recuperamos el peso que habíamos perdido de una forma alarmante.

¿Quieres saber por qué tu dieta sigue fracasando a pesar de realizar varios intentos? ¡Entonces lee lo que sigue!

¿Por qué ocurre esto?


El fracaso de las dietas se debe, principalmente, a seguir un régimen en base a alimentos procesados y refinados o con edulcorantes artificiales que carecen de los nutrientes esenciales.

El estrés también puede influir en el fracaso debido a que este trastorno agota muchos de los macronutrientes que son necesarios para el correcto desarrollo del organismo. Inclusive, muchas de las toxinas que están presentes en el medio ambiente se “activan” dentro de nuestro cuerpo gracias al estrés e impiden que cualquier régimen para perder peso que hagamos dé el resultado esperado.

Otro factor que puede influir en el éxito o fracaso de tu dieta es el consumo de medicamentos. Un claro ejemplo son aquellas medicinas para el desequilibrio del colesterol o los jarabes y píldoras que tienen corticoides incorporados, pues incrementan el peso de manera notoria y rápida.

¿Qué se debe hacer para que la dieta dé resultado?


Para que la dieta sea exitosa y no recuperes peso cuando alcances tu meta, deberías seguir los siguientes consejos:

  • Añade siempre a tu alimentación frutas, verduras, cereales, carnes rojas y blancas, y evita los alimentos refinados o procesados. Recuerda también agregar lácteos como la leche y sus derivados para brindarle a tu organismo la cantidad de calcio necesario para tus huesos.
  • Evita exponerte a toxinas por mucho tiempo; esto puede ser un tanto dificultoso, pero puedes compensar las horas que pasas expuesta a los contaminantes de los automóviles en las grandes ciudades y al smog dando un paseo por el parque. Ventila siempre tu hogar y evita que el aire quede estancado en el interior de las habitaciones.
  • Controla tu estrés, realizando actividades que sean de tu agrado como un hobbie o caminatas y no olvides practicar ejercicios 4 o 5 veces a la semana.

Por: Marcela Antonacci.
Vía: iMUJER.