Lo Más Reciente

El estrés puede causar muchos problemas de salud

estres

Hoy en día, no hay nada más común que el estrés. De hecho, creemos que el estrés debe ser parte de nuestras vidas y que si no lo sentimos es que no estamos siendo “productivas”.

¿La verdad? Esto no tiene que ser así ni mucho menos, ¡el estrés puede causarnos muchos problemas de salud!

Solo tú eres dueña de tu cuerpo y tu mente. Por eso, cuando te sientas estresada tendrás que buscar la forma de relajarte, si no quieres enfermarte...

¿Qué es el estrés?


El estrés es la reacción natural del cuerpo a cualquier cambio repentino. Sí, ¡natural! Y beneficiosa para nuestro cuerpo en la medida en que nos mantiene alertas y nos ayuda a evitar el peligro.

Los problemas se presentan, no obstante, cuando el estrés se convierte en crónico, es decir, en un estilo de vida. Entonces es cuando comienzan a aflorar las problemáticas de salud...

Problemas físicos


Nada en nuestro cuerpo está a salvo del estrés. Este afecta tanto nuestra interioridad, como nuestro cuerpo. En relación a este último, está asociado con:

  • Dolor de cabeza
  • Tensiones musculares
  • Dolores musculares
  • Dolor en el pecho
  • Fatiga
  • Falta de deseo sexual
  • Malestar estomacal
  • Problemas de sueño

Problemas emocionales

El estrés puede causar muchos problemas de salud


El estrés provoca estragos en nuestra dimensión invisible y puede causar:

  • Inquietud
  • Falta de motivación
  • Poca concentración
  • Irritabilidad
  • Enfado
  • Tristeza
  • Depresión

En el comportamiento


Pero, ¡la lista sigue! Y es que el estrés también puede generar trastornos en las formas en las que nos comportamos. En este sentido, está vinculado a:

  • Comer en exceso
  • Explosiones de ira
  • Abuso de drogas o alcohol
  • Aislamiento social

La única forma de vencer al estrés es mantenerse relajado. Para ello, puedes practicar un deporte, técnicas de relajación, meditación, yoga, tai-chi... Además tendrás que asegurarte de que duermes lo suficiente, llevas una dieta equilibrada y, ¡no abusas de la cafeína!

Por: Maria Jose Roldan.
Vía: iMUJER.