Lo Más Reciente

El Arco de Tito en Roma

El Arco de Tito en Roma
  
De los arcos triunfales clásicos que todavía se mantienen en pie en la ciudad de Roma, el más antiguo es el Arco de Tito, situado en la Vía Sacra, en los límites del Foro. Fue construido poco después de la muerte del emperador Tito, que gobernó el imperio entre los años 79 y 81 d.C.

En ese breve lapso de tiempo en el que Tito dirigió los destinos del imperio tuvo tiempo de protagonizar grandes hechos militares como aplacar la revuelta de los judíos, saquear y destruir el Templo de Salomón en Jerusalén y levantar este arco en cuyos bajorrelieves se narran sus hazañas. Hoy, casi dos mil años más tarde, los turistas pueden revivirlas observando los paneles de sus muros.

El Arco de Tito en Roma



Situado sobre un gran podio, el Arco de Tito exhibe una monumentalidad que debió asombrar en su época, puesto que aún hoy lo hace. En el ático del monumento hay una inscripción alusiva a Tito.

Su diseño ha servido de modelo o al menos como inspiración para muchos otros arcos erigidos en la época renacentista como por ejemplo el de la Basílica de San Andrés de Mantua.

Esta maravilla de mármol es el mejor ejemplo de cómo el arte romano estaba al servicio del poder. Los arcos de triunfo, de los cuales en Roma quedan aún en pie tres bellos ejemplares (los arcos de Constantino y Septimio Severo, además de éste) se construían en las grandes calzadas que daban acceso al Foro, sobre todo la Via Triumphanis, por la que desfilaban los generales con sus tropas victoriosas.

Vía: Dónde Viajar.