Lo Más Reciente

¿Por qué duele tanto que nos engañen?

¿Por qué duele tanto que nos engañen?

La infidelidad es una de las principales causas de la ruptura de las parejas ya que se pierde la confianza en el otro y esto termina por perjudicar la vida de ambos.

¿Te has puesto a pensar por qué duele tanto cuando alguien nos engaña? ¡Sígueme que te lo explico!

¿Qué ocurre en la mente de la persona que sufrió el engaño?


Una de las cosas más traumáticas dentro de una relación de pareja es el engaño, pues las secuelas que esto deja en nuestra mente suelen ser devastadoras y nos desorientan psíquicamente.

Lo que se siente es el equivalente a lo que sufren aquellas personas que son víctimas de desastres naturales, pues presentan signos inequívocos de estrés post traumático mucho más frecuente de lo que sería ideal.

En la mente de la persona engañada, no es raro que se vuelvan a reproducir todas aquellas cosas positivas que sucedieron durante el tiempo en el que el engaño duró, pues pudo tratarse de meses e inclusive de años de infidelidades.

En ese momento es probable que la víctima del engaño comience a darse cuenta de cosas que quizá en otro momento hubieran sido obvias como el uso extraño de teléfonos celulares o las salidas intempestivas para cumplir con una “cita de trabajo”.

Sin lugar a dudas, el caer en la verdad sobre lo que pasa realmente en la pareja, es lo que mayor dolor causa, sobre todo porque la traición proviene de alguien en quien se confía y que fue capaz de engañar nuestra buena fe con algo tan bajo como la infidelidad.

No importa si se trata de una relación de un día o de un engaño antiguo, el resultado es siempre el mismo: lágrimas, impotencia y dolor por algo que no podemos comprender por qué sucedió.

¿Qué se puede hacer al respecto?


¿Por qué duele tanto que nos engañen?

Como primera medida, lo mejor es alejarse por un tiempo, porque si bien podemos amar a nuestra pareja con locura, nada justifica el engaño.

Luego será cuestión de pensar en lo que debemos hacer, pues existen dos opciones: hacer nuestra vida alejadas de esa persona que tanta aflicción nos causó o perdonarla, volver con él y arriesgarnos a que vuelva a pasar lo mismo.

Sentir dolor es inevitable, pues la confianza y la tranquilidad que teníamos de estar con nuestra pareja de un momento al otro se vio manchada por un acto que no tenía razón de ser.

Yo creo que el dolor que se siente por un engaño pasa por ese lugar: el de saber que en quien creíamos ciegamente se burló de nosotras.

Por: Marcela Antonacci.
Vía: iMUJER.