Lo Más Reciente

7 consejos para ser un buen conversador con ellas

 Foto: iStock

Menores de 18 años: Esta página podría tener contenido no apto para su edad.

Lograste que aceptara tu invitación a salir, ¿y ahora qué le dirás?, ¿cómo sostendrás una buena conversación con ella?… O bien: Una noche estás en un bar, sin compañía, y de pronto una mujer desconocida te habla. ¿Cómo sostienes un diálogo agradable con ella?

El mundo de hoy parece exigir que toda conversación se lleve a cabo a través de un teléfono celular o una computadora, y quizá eso pone en problemas a los hombres que quieren conversar con las mujeres. Inclusive puede tratarse de la comunicación con tu pareja, no necesariamente de una situación de ‘conquista’ o seducción. Por eso a continuación te presentamos 7 recomendaciones para lograr ser un buen conversador.

1. Respira e intenta sentirte tranquilo contigo mismo.


A veces nos sentimos tensos por pensar que seremos juzgados duramente por no decirlo adecuado, o por lucir de cierto modo. Relájate y piensa en aquellos atributos de tu personalidad que pueden ser atractivos para ella, como el humor, la inteligencia, tu conocimiento en algún tema, y por qué no, también piensa tus atributos físicos. La tensión sólo te hará vivir una experiencia incómoda. Respira, conéctate con la mejor parte de ti y sigue adelante.

2. Usa temas simples que rompan el silencio.


Si ninguno de los dos dice nada, hay un clásico: decir algo sobre el clima, pero no es la única salida a un silencio incómodo. Puedes romper el hielo con un comentario simple sobre algún tema que te pareció divertido, polémico, o triste. También puedes decir algo sobre el lugar donde se encuentran (el menú, la decoración, las bebidas, el ambiente), sólo considera que es mejor si se trata de un comentario positivo y sin ninguna otra intensión que motivar la conversación.

3. Interésate de manera auténtica sobre lo que ella dice.


Quizá hable de algo que a ti generalmente no te interesa o te aburre, pero esta puede ser una oportunidad de acercarte desde una manera diferente a ese tema, y además es el momento adecuado para conocer más sobre ella. Permite que ahonde en alguna idea sin interrumpirla y trata de hacerle preguntas sencillas sobre lo que dice. Es una manera clara de mostrar interés.

4. Cuando te cuente un problema, no opines de inmediato.


Si llega un punto de la conversación en el que ella expresa algún tema que le preocupa, o una mala experiencia, sé un buen escucha. Pon atención a sus palabras y controla el impulso de opinar. Por lo regular, las mujeres cuentan algo —en primer lugar— para expresarse, no necesariamente para que alguien les diga soluciones. En ocasiones, los hombres nos sentimos impulsados a expresar qué deben hacer y esto no ayuda a la conversación. Si después de ser un buen escucha quieres hacerle algún comentario, sé empático primero. Di por ejemplo: “Lo siento”, “Yo sé que es muy complicado”, “Te entiendo”. Y después haz comentarios breves y desde tu experiencia, no como soluciones universales.

En estos casos sirve iniciar las frases de esta manera: “Desde mi experiencia…”, “Lo que yo he hecho en un caso similar…”, o “¿Sabes a mí qué me ha funcionado?…”, y al mismo tiempo considera la regla de no juzgar, porque hacerlo garantiza una conversación desagradable y tal vez tensa.

5. Relaciona la plática con libros, canciones o películas que hayas.


Una conversación es como un “ping pong” o tenis de mesa: una persona dice algo, la otra responde, de nuevo quien inició dice algo, y así sucesivamente. Una manera interesante de darle forma a un comentario es relacionarlo con algo que leíste, escuchaste o viste. De ese modo, podrás ahondar en una idea personal que compartes con un escritor, un artista o un cineasta, y tendrás elementos para describir una forma de pensar a través de una historia o un suceso.

6. No hagas un monólogo.


Un riesgo a la hora de conversar es que una de las dos personas ‘tome el micrófono’ y no quiera soltarlo. De este modo, más que un diálogo ocurre un monólogo, lo cual será muy poco apreciado por ella en caso de que tú seas quien lo lleve a cabo. Si te das cuenta que durante varios minutos sólo has hablado tú, haz un pausa y pregúntale algo, por ejemplo, su opinión.

7. Aprecia la conversación como una experiencia.


Uno de los grandes errores de los hombres a la hora de conversar es ver esa comunicación como un medio para alcanzar otro objetivo. Puede ser válido, pero quizá estás perdiendo el goce de una vivencia nueva y placentera, en el momento que no centras tu atención en la conversación. Las palabras habladas, en combinación con los gestos, los movimientos corporales, en un espacio con cierto ambiente, pueden ser una vivencia irrepetible que ella valorará.

Vía: Terra.