Lo Más Reciente

¿Es cierto que en China todo lo que anda, corre, nada o vuela va a la cazuela?

¿Es cierto que en China todo lo que anda, corre, nada o vuela va a la cazuela?

La respuesta rápida es sí; en China todo lo que anda, corre, nada o vuela va a parar a la cazuela. Es más, en el sur de China hay un viejo dicho que reza: "Si vuela en el aire o camina sobre la tierra, entonces debe ser bueno para comer".

Comer especies exóticas y salvajes es una práctica tan antigua como la propia China, aunque ha sido tradicionalmente de dominio exclusivo de los ricos y privilegiados.

Y aunque esto puede romperle el corazón a cualquier amante de los animales, sí es cierto que comen perros. Y gatos. Y aunque es ilegal, los restaurantes finos también sirven especies raras y en peligro de extinción.

Comida rara e inusual


¿Es cierto que en China todo lo que anda, corre, nada o vuela va a la cazuela?

Si China tiene una capital culinaria de lo bizarro, probablemente es la ciudad de Nanning, en el suroeste, cerca de la frontera con Vietnam. Al igual que la mayor parte del sur de China, es una ciudad en auge, lo que aumenta el apetito de sus habitantes por la comida rara e inusual.

En los mercados puedes encontrar jaulas llenas de serpientes, peceras con tortugas de agua dulce, filas de los búhos y halcones. Y no los venden como mascotas, sino para preparar la cena.

Según la creencia popular, los animales silvestres son más sabrosos, aunque su comercialización es ilegal.

Y si no te gusta eso, puedes escoger entre otros tipos de carnes como la de mono, oso, sannakji (pulpo vivo), gato de algalia y hasta Pangolin, un tipo de oso hormiguero gigante. Cuanto más raro, mejor.

Costumbres extrañas


¿Es cierto que en China todo lo que anda, corre, nada o vuela va a la cazuela?

Quizás una de las costumbres gastronómicas más extrañas (al menos para la cultura occidental), sea la de la provincia de Zhejiang, donde un plato tradicional pregonado por los vendedores ambulantes como los perros calientes son los "huevos de niño".

Y aunque a primera vista se parecen a cualquier otro huevo duro, la diferencia es que éstos se hierven en la orina de niños de corta edad. Así que tranquila, que no le hacen nada a los niños (la orina proviene de los colegios). Pero estás advertida para tu próximo viaje a China.

Por: Alejandra Guerrero .
Vía: iMUJER.