Lo Más Reciente

Consejos para organizarse cuando los niños van al colegio

Consejos para organizarse cuando los niños van al colegio

El regreso a clases implica muchos sentimientos encontrados. Volver a la rutina puede ser tranquilizante para muchos, pero también es normal sentir una cierta nostalgia cuando acaban las vacaciones escolares. Se acaba la sensación de relajo e implica retornar a la estructura de horarios más estrictos y tareas que deben cumplirse. Es un regreso a la rutina de horarios, tareas y mañanas locas.

Para las mamás que trabajan fuera del hogar, muchas veces la escuela es una bendición porque así los niños están bien cuidados mientras reciben su educación. Para las mamás que trabajan en sus hogares como amas de casa, el retorno a clases les brinda un respiro para poder organizar mejor su tiempo, dedicarse a los niños más chiquitos o simplemente mantener todo en orden (algo que con los niños de vacaciones es casi imposible).

Hasta ahora, no he conocido una mamá que no se estrese en las mañanas. Es un verdadero corre corre. Hay que levantarse, alistarse, levantar a los niños, darles desayuno, vestirlos, revisar que lleven en su mochila lo que necesitan y salir a tiempo para no llegar tarde. No es raro que los ánimos se alteren. Por eso, creo que siempre son bienvenidos unos consejos para organizarse mejor y así empezar el día sin tanto estrés.

Consejos si tienes hijos menores de 5 años


A los niños en edad preescolar, que van a la guardería, jardín infantil o nido, les ayuda conocer la rutina de la mañana. Saca fotos de las diferentes tareas a realizar y pégalas en una cartulina para que tu chiquitín visualice lo que tiene que hacer cada día. El orden puedes adecuarlo según te funcione mejor, pero aquí tienes un ejemplo: levantarse, vestirse, desayunar, lavarse los dientes, ponerse los zapatos y salir de casa.

Para evitar peleas en la mañana, cuando no hay tiempo ni paciencia, deja lista la ropa que se pondrá tu chiquitín desde la noche anterior. Dale a elegir entre dos opciones, no más que eso, y deja la ropa a la mano. Otro consejito: siempre consulta el pronóstico del tiempo antes de seleccionar el vestuario.

Asimismo, deja la mochila preparada la noche anterior. Revisa si necesitas incluir ropa de recambio, meriendas, pañales o útiles escolares y deja todo listo.

Consejos si tienes hijos en la escuela mayores de 5 años


Los niños que ya están en la escuela básica o primaria, ya comprenden mucho más el sentido de responsabilidad, pero no tienen un verdadero concepto del tiempo. Por eso es normal que tengas que repetirles que se apresuren o que se tomen su tiempo al alistarse por la mañana.

Si ves que todos los días están corriendo o muy atrasados, no queda otra que levantar a tu hijo 15 minutos antes. Puedes probar un sistema de recompensas para que cada día que esté listo a tiempo, acumule una estrella en un cuaderno o una tabla y al llegar a cierta cantidad de estrellas, pueda recibir una sorpresa (una ida al cine, ir a tomar helado contigo, un regalito o permiso para ver TV por más tiempo el fin de semana). Es muy positivo incentivarlos de esta manera, porque refuerza los comportamientos positivos.

También ayuda a bajar el estrés matinal el revisar las tareas la noche anterior para evitar sorpresas cuando necesitas salir temprano al colegio. Aprovecha en ese momento de firmar papeles, rellenar formularios y acusar recibo de las comunicaciones del colegio. Y al igual que con los niños más chiquitos, deja lista la ropa a usar y chequea que no falte nada en la mochila antes de irte a dormir.

Si necesitas incluirle almuerzo a tu hijo, deja preparado lo más que puedas la noche anterior. Puedes dejar en la refrigeradora todo ya listo para meterlo en la lonchera, por ejemplo: huevos hervidos, fruta lavada, emparedados o sandwiches (envuélvelos en una servilleta y cubre con papel plástico para que no se resequen), palitos de queso, yogurt o zanahorias chiquitas ya lavadas. Conozco mamás que incluso dejan la lonchera preparada en la nevera lista para llevarla a la escuela al día siguiente.

El mejor consejo para todos


En todo caso, el mejor consejo para mañanas más tranquilas es recordar que los hijos reflejan las emociones de los padres. Si tú te alteras y te pones irritable, tus niños tienden a reaccionar de igual forma. Por lo tanto, intenta empezar el día con tranquilidad y de buen humor. Y nunca dejes de despedirte con un beso y asegurándole a tu hijo que tendrá un excelente día.

Vía: MSN.