Lo Más Reciente

Cada vez son más las mujeres que eligen no tener hijos ¿razones?

Cada vez son más las mujeres que eligen no tener hijos ¿razones?

No me gusta la presión que la gente pone, tanto a mí como a las mujeres en general, al decir que has fracasado en tu rol femenino porque no has procreado. No me parece justo”. Eso dice Jennifer Aniston, cansada de las especulaciones, los falsos rumores de embarazo y de sentir las cámaras de los paparazzi enfocadas en su vientre en busca de la “pancita” de embarazada para correr a dar la noticia. Sin quererlo, Jennifer se ha convertido en la chica póster de la nueva generación de mujeres que, por diversas circunstancias, eligen no ser madres biológicas.Y la estrella no está sola. Más mujeres que nunca antes están optando por no tener hijos, de acuerdo con los nuevos datos publicados por la Oficina del Censo de Estados Unidos. Estos se centraron en las mujeres de 15 a 50 años de edad y muestran que esa tendencia sigue en aumento en el país.

La obsesión de la prensa con la maternidad de las estrellas sugiere que existe un baby boom imparable, pero los números cuentan otra historia: en el 2014, casi un 50 por ciento de las mujeres entre los 25 y los 29 años de edad no tuvo hijos. Ese mismo año, un 29 por ciento de aquellas entre los 30 y los 34 años no los tuvo. Esto representa un aumento del 28,2 por ciento desde el 2012. En general, el año pasado casi la mitad de las mujeres estadounidenses no tuvieron niños, lo que representa un salto del 46,5 por ciento desde el 2012.

OPCIONES A LA CIGUEÑA


Desde que son pequeñas, a las niñas les regalan muñecas, no solo para que jueguen a ser mamás con sus amiguitas, sino para inculcarles que esa es su función en la sociedad. En casi todas las culturas la maternidad es considerada el rol más noble que puede tener una mujer, y cuando ella habla de “realizarse”, por lo general se refiere a casarse y a ser madre, y si el matrimonio no está en las cartas, a ser una mamá soltera. ¿Qué ha cambiado?

Aparte de la infertilidad, que no es una elección, existen muchas posibles causas por las que las tasas de maternidad están bajando en forma tan dramática. Por ejemplo, el censo halló que las mujeres entre los 40 y los 50 años de edad que son profesionales o que tienen una posición ejecutiva, tienen más probabilidades de no tener hijos que las mujeres de la misma edad en otras ocupaciones.

“Desde que era una adolescente me di cuenta de que mi verdadera pasión no eran los hijos, sino desarrollarme en mi carrera”, dice Silvia, una cantante de ópera de 42 años. “Yo viajo constantemente y no tengo un horario normal; me parecía egoísta traer hijos al mundo para someterlos a ese estilo de vida”.

Al mismo tiempo, la sociedad occidental ha dado un cambio radical en su percepción de los roles masculinos y femeninos, y en lo que constituye una familia. El rol de mamá ya no es la única opción para que una mujer se sienta “realizada”, y esto ha llevado a que muchas comiencen a cuestionarse si tener hijos es lo mejor para ellas.

“Mi madre siempre esperó que yo tuviera hijos y durante un tiempo pensé que cuando encontrara al hombre perfecto, eso sería lo que haría inevitablemente. Pero incluso después de casada siempre posponía la maternidad, porque nunca me sentía lista. Cuando mi esposo y yo lo discutimos, nos dimos cuenta de que pensábamos de la misma manera: que tener hijos no es obligatorio, es una elección muy importante porque va a afectar no solo tu vida, sino la de esos seres que traes al mundo. Y nos dimos cuenta de que somos felices sin hijos”, cuenta Fernanda, una enfermera de 47 años.

En realidad, hay tantas razones para elegir no tener hijos como hay mujeres. De acuerdo con el censo, unas hacen esta elección en base a la economía; durante la recesión económica del 2008, la tasa de maternidad bajó en forma considerable. Otras citan el estado del mundo actual o las preocupaciones con la polución ambiental. La actriz Ashley Judd, por ejemplo, opina que hay demasiados niños en el mundo pasando necesidades. ¿Para qué traer más? Ha optado por no tenerlos.

También hay mujeres que, simplemente, no tienen vocación de madre; a pesar de la tradición y de la presión de la familia o de la sociedad, han llegado a la conclusión de que la maternidad no es para ellas.

“Tener un hijo es una gran responsabilidad; no es algo que haces porque todas lo hacen o para ‘crecer’ como persona. Los niños nos necesitan a nosotros para crecer, no nosotros a ellos”, dice Marta, una estudiante de 29 años. “A mí me gusta poder tomar elecciones libremente -salir, entrar, viajar, dejar el empleo y vivir- sin tener que preocuparme por otro ser que depende de mí y que necesita estabilidad. Para mí, elegir no tener hijos no es un acto de egoísmo, sino de responsabilidad”.

UNA ELECCIÓN CONSCIENTE


La sicóloga estadounidense Ellen L. Walker, autora de Complete Without Kids (Completa sin hijos), dice que en su práctica ella ve a muchos hombres y mujeres jóvenes que enfocan la paternidad no como una obligación, sino como una elección; libres de las antiguas expectativas sociales que los hacían sentirse presionados a ser padres, “se toman la decisión de tener o no tener hijos tan seriamente como cualquier otra elección de vida”, dice. Lo que antes se criticaba como un acto de egoísmo o de inmadurez, ahora es visto como uno de madurez y responsabilidad.

El tema es tan relevante en estos momentos, que el libro Selfish, Shallow and Self-Absorbed: Sixteen Writers on the Decison Not to Have Kids (Egoísta, superficial y absorto en sí mismo: 16 escritores hablan sobre la decisión de no tener hijos), una colección de ensayos editada por Meghan Daum, analiza esta creciente tendencia. Y revela la ambivalencia que aún existe sobre este tema. Porque aunque muchas veces las mujeres que tienen hijos -esas que piensan cada decisión que toman considerando no solo cómo las afecta a ellas, sino también a sus hijos, y que recuerdan el tiempo libre como un paraíso lejano- sueñan con una vida de libertad y sin otra responsabilidad que ser felices ellas mismas, también es cierto que otras veces aquellas que optaron por no tener hijos se preguntan si han hecho la elección correcta. Como en el nuevo filme While We’re Young (Mientras somos jóvenes), con Naomi Watts y Ben Stiller. En él, Watts interpreta a Cornelia, una mujer de más de 40 años, que se cuestiona si hizo bien cuando eligió no tener hijos, y envidia a sus amigas con hijos. Pero Jennifer Aniston no ve el asunto de una forma tan inflexible como el personaje de Cornelia. La actriz de 46 años tiene un concepto más amplio y generoso de la maternidad. “Quizás no has tenido un hijo biológico, pero eso no quiere decir que no eres maternal con tus mascotas y con los hijos de tus amigos”. Al final, ella solo quiere decir que para ser maternal no hay que dar a luz un bebé, y que las mujeres tienen muchas maneras de expresar ese maravilloso amor.

Vía: VANIDADES.