Niños, com más riesgo a sufrir quemaduras graves por el Sol

Niños, com más riesgo a sufrir quemaduras graves por el Sol

Los niños son quienes se exponen a los rayos del Sol en mayor medida, dos o tres veces más que los adultos. Al cumplir los 18 años, una persona ya habrá recibido el 50 u 80 por ciento de la radiación solar a la que se someterá toda su vida, señaló Selene Gutiérrez, académica de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Los pequeños tienen más actividades al aire libre, sobre todo entre las 11 y 16 horas, que es cuando hay mayor radiación ultravioleta y, por lo tanto, tienen más riesgo de quemaduras, que representan la pérdida de la barrera epidérmica.

Advirtió que en México no hay una cultura de protección, ya que sólo el 10 por ciento de la población tiene el hábito de usar y reaplicar un bloqueador.

En el caso de las quemaduras por exposición a la radiación solar, la severidad estará determinada por la extensión y profundidad del daño, que dependerá del tiempo de exposición y el tipo de piel, explicó la dermatóloga.

Este tipo de quemaduras pueden ser graves porque causan edema, que es la inflamación de todo el cuerpo; también provocan choques hipovolémico por deshidratación y, en casos más severos, la muerte.

“Se debe tomar en cuenta que la piel de los niños tiene menos capacidad de sudar y la extensión de las quemaduras es mayor porque su cuerpo es más pequeño”, alertó.

El primer indicio de daño es el enrojecimiento, seguido de una hiperpigmentación, es decir, la piel manchada, más café o bronceada, y del engrosamiento de la piel. Si ocurre en los pliegues o en el cuello es factible que provoquen deficiencia en el movimiento, pues hay una retracción del tejido; incluso puede causar alteración en la respiración.

Las quemaduras que son intermitentes pueden provocar ampollas, y la exposición acumulativa es causa principal de cáncer de piel.

Ante la situación, indicó que las medidas para disminuir el riesgo, sobre todo en niños, es crear el hábito del cuidado contra la radiación solar, fomentar el uso de gorras y ropa especial para evitar quemaduras, así como la utilización de fotoprotectores y filtros solares.

Los pequeños deben utilizar uno con factor de protección solar (FPS) mayor a 30, y lo deben reaplicar cada cuatro horas. Si están en la playa, sudan mucho, nadan o practican alguna actividad física al aire libre, ya sea en la arena o nieve, se deben aplicarlo cada dos horas.

Si ya sufren de quemaduras, la especialista aconsejó llevarlos a la sombra, lavar la zona o meterlos a la regadera con agua fría o tibia, sin usar jabón; evitar irritantes como alcohol, no frotar y aplicar cremas con aloe vera o agua termal, que contribuyen a disminuir el ardor. En caso de tener ampollas se debe acudir al médico, porque puede haber infecciones que compliquen la situación.

Vía: MVS.